En el “Caso Solorio” el Abogado General del gobierno de la UABC continúa pidiendo amparo

Daniel Solorio Ramírez
Facultad de Derecho, UABC Mexicali, Septiembre 24, 2015

Screen Shot 2012-10-19 at 11.37.40 PM

  1. El “Caso Solorio” sigue rodando perezosamente en los tribunales, ahora en los de amparo. Han pasado más de ocho meses desde aquella luminosa mañana del 22 de enero de 2015, en que Daniel fue reinstalado por un laudo de la Junta Especial 05 de Conciliación y Arbitraje. Pero Daniel está nervioso porque el gobierno de UABC, bajo la firma de su apoderado, Roberto Castro Pérez, sigue pidiendo amparo.
  1. Dice Roberto que él no puede permitir que se violen “sus derechos humanos” a correr a cualquier profesorcillo incómodo. Nadie ha podido convencerlo de que no es decente seguir ese litigio. Tampoco ha comprendido que el gobierno de UABC tiene que cuidar su propia decencia.
  1. Daniel supone que el gobierno de UABC ya no quiere sacarlo de las aulas. El falsario Felipe Cuamea es ya un cero a la izquierda. Pero la insistencia de Roberto Castro Pérez le pone nervioso. Fue él quien instrumentó la farsa que arrojó a Daniel de las aulas el 13 de marzo de 2012. Sólo para curiosos jurídicos, narraré unos detalles del amparo directo 68/2015 que el 6º Tribunal Colegiado de Circuito resolverá en breve.
  1. Roberto Castro Pérez reclama “violaciones al procedimiento”. Dice que “indebidamente” la Junta 05 desechó su prueba pericial ofrecida para probar que las firmas de Daniel, estampadas en las listas de control asistencial de febrero de 2012, son distintas de las firmas de Daniel en las actas de la Junta O5 con motivo del juicio laboral. Y sí, claro. Son distintas. Todo en ellas es diferente. No hace falta un peritaje.
  1. En los archivos de UABC, que Roberto tiene a su disposición, obran miles de documentos firmados por Daniel por casi 40 años, con una u otra firma indistintamente. Daniel tiene al menos dos firmas distintas y Roberto lo sabe. Nada lo impide. Nunca antes a nadie se le ocurrió decir que si Daniel firma aquí de un modo, y allá de otro, éstas firmas sí son de Daniel, y aquéllas no. A Roberto sí se le ocurrió.
  1. Y ni siquiera dice que sean falsas; sólo que son distintas. No es fácil comprender para qué ofreció Roberto esa prueba, y menos por qué insiste en ganar el amparo para obligar a la Junta 05 a desahogar esa prueba. Si lo logra, de cualquier manera es inútil. Daniel no fue acusado de tener dos firmas, sino de haber faltado a sus labores, lo que tampoco pudo probar.
  1. La falsaria carta de despido que Roberto Castro escribió, y Judith Luna firmó, obedeciendo órdenes (irracionales, insensatas) de Felipe Cuamea, no acusa a Daniel de haber alterado o falsificado firmas, sino de haber “faltado a sus labores”. Sus alumnos y colegas profesores dijeron lo contrario y “en autos” obran documentos oficiales firmados por el director de Derecho, Maximiano Madrigal y otros connotados personajes del mundo universitario, que hacen constar que durante esos días Daniel estaba en la UABC, dando clases, participando en conferencias, presentando libros y otras menudencias.
  1. Pero Roberto Castro Pérez sigue pidiendo amparo por violación a sus derechos humanos. Daniel no le entiende. Sólo quiere que ya le paguen y lo dejen seguir feliz.

1 comment to En el “Caso Solorio” el Abogado General del gobierno de la UABC continúa pidiendo amparo

  • Este caso debe llevarse a la Comision Nacional de Los Derechos Humanos. Es simple y sencillamente hostigamiento hacia el académico. Ademas de eso, el Licenciado Solorio debe levantar demandas por daños a la moral ya que estar sometido a estos procesos y a esta persecución ocasiona una presion psicológica.

Leave a Reply

  

  

  

You can use these HTML tags

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>