Las credenciales antes que los resultados, la moral y la ética profesional

Observador Universitario, febrero 3, 2015

Logo Original OAU

Durante la presentación de su gabinete funcional, el recién estrenado rector de la UABC, Juan Manuel Ocegueda leyó las credenciales de cada uno de sus elegidos funcionarios, sus títulos académicos, funciones y puestos anteriores, reconocimientos, méritos, etc.; los títulos que los convierten en nobles ejecutivos para los cargos designados. Los forró a todos y cada uno con el traje de oropel que el mexicano gusta ataviarse para brillar en los ámbitos personales y profesionales. La UABC esta vez no escapó a ello y dignificó a sus nuevos funcionarios por sus etiquetas y no por sus resultados.

En el más salvaje sueño utópico, los mejores elementos deberían cubrir los puestos más importantes en nuestra institución. Ocegueda omitió decir por cada uno, los resultados que han entregado en beneficio de la sociedad Baja Californiana, del mejoramiento de la Universidad y de sus funciones sustantivas. Como se hace en los currículos vitae correctamente redactados, se deben enlistar los logros obtenidos durante los puestos y funciones anteriores de manera cuantitativa. Debe hacerse notar si el nuevo funcionario logró ahorros, si mejoró la calidad de la Educación en nuestro Estado, si abatió los rezagos en la baja calidad académica que tenemos, si mejoró la eficiencia terminal de los egresados, si el funcionario ha recibido un premio por méritos y contribuciones al mejoramiento de la productividad y de la sociedad por entidades ajenas a la UABC y a los gobiernos locales, si efectivamente contribuyó a la ciencia con sus resultados de investigación. Personalmente me gustaría, en primera instancia, conocer esa parte de los funcionarios, claro, además de sus títulos y méritos escritos en papeles o premiaciones otorgadas, posiblemente, bajo escrutinios zalameros o convenencieros.

Contrario a esto, se nombraron funcionarios “manchados”. Tal es el caso del Dr. Edgar Alarcón quien de una manera déspota se refirió como vándalos a un grupo de maestros contrario a sus ideas ante un conflicto, si ustedes gustan, ridículo, pero que mostró el brazo torcido del ex Director de la Facultad de Deportes, quien en lugar de conciliar las diferencias propias de un ético negociador, optó por el descrédito, la apatía y la calumnia hacia los docentes. ¿Qué podríamos esperar de este nuevo funcionario ahora en la gestión escolar? ¿Entenderá la psicología de los jóvenes tan plural y contraria, contestataria por naturaleza?

En otras latitudes me aturdió la noticia de que Angel Norzagaray ahora lo tenemos como el flamante Vicerrector del Campus Mexicali. Angel Norzagaray Norzagaray cometió graves faltas en la administración Estatal ya que durante el ejercicio de sus funciones, el exfuncionario del Instituto de Cultura de BC se incrementó su salario y el de 34 de sus colaboradores sin contar con la aprobación del Consejo Directivo del Instituto. Un total abuso de sus funciones y una clara muestra de carencia de ética profesional y avaricia peligrosa para donde lo pongan.

Esto es sólo un pedacito de lo malo que alcanzo a ver. No auguro que el resto esté libre de impurezas éticas. Las credenciales antes que los resultados, la moral y la ética profesional.

1 comment to Las credenciales antes que los resultados, la moral y la ética profesional

  • francisco postlethwaite

    En el ámbito de la normatividad universitaria se arrastra con un rezago considerable, empezando con su Ley Orgánica, asi mismo los instrumentos de protección jurídica de la comunidad universitaria, incluyendo el tema de los derechos humanos,son prácticamente inexistentes…el tribunal universitario es un cero a la izquierda…es una farsa, REQUIERE UNA CIRUGIA MAYOR…FPD

Leave a Reply

  

  

  

You can use these HTML tags

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>