Cae la UABC en rebeldía en caso Solorio

Luis Levar,
Monitor Económico, diciembre 10, 2014

141125 Logo Monitor Económico

En los tribunales se ventilan cientos de demandas por despido injustificado contra la institución.

La Universidad Autónoma de Baja California que aún tiene a su cargo Felipe Cuamea, cayó en lo que términos jurídicos se determina rebeldía, al no atender la orden de los tribunales para reinstalar al académico Daniel Solorio.

Ante ello, procede la reinstalación forzosa del académico de la Facultad de Derecho, quien personalmente fue informado en su unidad académica, que Recursos Humanos, a cargo de Judith Luna Serrano, no ha emitido ninguna instrucción administrativa tendiente a la reinstalación, luego de que la UABC perdió una demanda por despido injustificado. El caso de Solorio no está aislado ya que se estima que al menos actualmente se ventilan 600 demandas por despido injustificado que enfrenta la institución, muchas de ellas desde que estaba Alejandro Mungaray como encargado de la rectoría.

El mismo Solorio fue testigo de la situación durante los casi tres años que duró su demanda.

En este sentido cabe recordar la información que se difundió en la Gaceta del CICESE con datos de El Vigía, publicada en su número71: “El ambiente de frustración administrativa que prevalece en la llamada máxima casa de estudios, apuntó José Luis González Padilla, excatedrático de la escuela de administración de Tijuana, raya en el cinismo y la falta de creatividad para hacerle frente a un problema de recursos económicos.

González Padilla, como José Silva Sotelo, Miriam Camargo, Héctor Carro, Alfonso Cardona y Luz María León, quienes acudieron a la redacción de EL VIGÍA, son parte de un grupo de al menos 600 profesores que contaban de 10 a 30 años de antigüedad en la UABC, ahora despedidos injustificada y arbitrariamente, según denunciaron.

Sin más trámite que un documento que asienta que dejan de ser profesores “interinos”, aunque algunos hayan durado casi tres décadas en el servicio, la UABC pretende así deshacerse de prestaciones y derechos laborales acumulados, para llamar al relevo a supuestos “profesionistas de éxito” que se encuentran en el sector privado.

Lo grave, según coincidió la comitiva de académicos despedidos, es que ese tipo de “profesionistas de éxito” eran también los actuales maestros despedidos, que gradualmente fueron abandonando sus actividades profesionales para cumplir con nuevas tareas en las UABC.

“Los profesores recortados y otros a los que se les redujo el número de horas de clase en la UABC, iniciaron un movimiento de protesta que pretende reunir a más catedráticos en el resto del Estado, toda vez que en Tijuana suman unos 200 y 100 en Ensenada, que haría una cifra cercana a los 600 en todo el Estado, dijeron…”

Actualmente se tienen documentados varios casos por despido injustificado y en el menor de los casos, una impresionante persecución, a través de inspectores y cámaras de video en las diferentes unidades académicas, apuntando hacia todos aquellos que se atreven a criticar a Cuamea, y buscando cualquier falta administrativa, por leve que sea, para hacer sentir que los están fiscalizando.

En cuanto a la nota del CICESE se puede consultar en http://gaceta.cicese.mx/ver.php?topico=secciones&ejemplar=152&id=952&sid=&n=Pol%C3%ADtica%20Cient%C3%ADfica

3 comments to Cae la UABC en rebeldía en caso Solorio

  • Miguel Herrera

    Se confirma lo que ya todos sabemos, a las autoridades de la UABC no les importa en lo más mínimo respetar las leyes, se manejan de manera reaccionaria y autoritaria, la universidad está secuestrada por una oligarquía corrompida hasta la medula. Al maestro Solorio mis respetos y felicitaciones por no venderse ni doblegarse ante las injusticias, gracias a él la corrupción en las autoridades de la UABC ha quedado más expuesta.

  • Luisa Álvarez

    No estoy de acuerdo con el título de esta nota. No es la UABC la que cae en rebeldía sino las autoridades antidemocráticas que tenemos.

  • La nota a la que se refieren del portal del CICESE dice una gran verdad. Contratan a profesionistas de éxito, en su mayoría doctorados, a los que retacan de clases y además los ponen a hacer tareas administrativas que absorben gran parte de su tiempo. Hay casos incluso de profesores hasta con postdoctorado dando clases solamente en tronco común. Así pasa el tiempo, sin apoyos para hacer investigación, dejan de hacer investigación científica y consecuentemente pierden su nombramiento del SNI. Llega después el tiempo en que tienen que concursar su plaza por la definitividad, les aparecen contrincantes recien egresados del doctorado y con nombramiento SNI los cuales son más atractivos de contratar porque favorecen ciertos indicadores, por lo cual pierden el trabajo los doctores ya sin SNI que se estuvieron por cinco años devaluándose en la UABC. El ciclo se repite con los nuevos contratados.
    Solamente los pocos que tienen la fortuna de ingresar a un Instituto y no a una Facultad, tienen condiciones más favorables para hacer investigación y no se devaluan, al menos no tanto.

Leave a Reply

  

  

  

You can use these HTML tags

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>