Revocación de grado académico

Sergio J. Castro Becerra

El pasado mes de Marzo la Universidad de Stanford en los EE. UU. Anunció que revocaba un título de maestría en administración de empresas. La razón de la revocación es porque el egresado ocultó información cuando realizaba los trámites de ingreso al programa.

La maestría en administración de empresas en Stanford es de las más prestigiosas en el mundo entero, muy pocos logran entrar al postgrado, y cuando egresan obtienen puestos de alta relevancia y muy bien pagados. Esta persona, de nombre Mathew Martoma, cursó y egresó con éxito el programa en Stanford y posteriormente encontró trabajo en Wall Street.

El caso de Martoma es una muestra de que cuando se engaña una vez es muy probable que se engañe otra vez, y que esto se convierta en un estilo de vida, en un patrón de conducta. Martoma cometió fraude en Wall Street y fue descubierto y encontrado culpable. Durante la transmisión de las noticias del fraude se mencionó que su trayectoria incluía una expulsión de la Universidad Harvard. Esto llamó la atención de las autoridades de Stanford. De Harvard fue expulsado por que modificó sus calificaciones en una boleta que presentó, primero a su familia y posteriormente a personal de recursos humanos cuando llenaba una solicitud para un puesto con el gobierno federal de los EE.UU. El gobierno, al buscar verificar la veracidad de las credenciales presentadas por Martoma, descubrió la alteración al documento. Martoma no logró el puesto y fue expulsado de Harvard.  Al enterarse de esto las autoridades de Stanford decidieron revisar la solicitud que en su momento llenó Martoma.  En los EE. UU. las maestrías en administración, incluyendo Stanford, piden a los solicitantes que mencionen si han sido sancionados o expulsados de una escuela. Haber mencionado que si lo más seguro es que no hubiera sido admitido al programa. Mintió en su solicitud.  Es por esta mentira que un poco más de 10 años de haber egresado se le revocó el título.

En la UNAM un catedrático de nombre Boris Berenzon, miembro del sistema nacional de investigadores, fue descubierto en plagio. Plagió su tesis de maestría, plagió  su tesis de doctorado y hasta presentaciones que ha impartido en conferencias magistrales contienen material ajeno presentado como propio. Berenzon fue expulsado como académico de la UNAM pero aún ostenta los grados académicos otorgados por la misma universidad.

Stanford le dio 15 días a Martoma para responder. Cerca de vencer el plazo Martoma pidió una extensión, se la concedieron pero no volvieron a escuchar de él. Le revocaron el grado por haber sido admitido bajo falsas pretensiones. A pesar de no contar con precedentes con casos similares a Stanford  le tomó menos de dos meses revocar el grado, apenas se enteraron del engaño este mismo año 2014.

A Boris Berenzon, después de un largo proceso que inició porque sus alumnos lo denunciaron como faltista (faltaba a clases y firmaba como si hubiera impartido las clases a las que faltaba), la UNAM decidió prescindir de sus servicios como catedrático. Esto fue en Agosto del año pasado. Pero aún no le revocan los grados, si es que se los van a revocar.

La Universidad Autónoma Metropolitana (UAM) está enterada de dos plagios cometidos por dos de sus egresados quienes plagiaron las tesis de dos egresados de la Universidad Autónoma del Estado de México (UAEM). Se han comprobado ambos plagios, la misma UAM lo puede constatar comparando el contenido y las fechas de las tesis de sus egresados con la de los egresados de la UAEM. Como respuesta al reclamo de los afectados la UAM respondió diciendo que como los plagiadores ya no son alumnos, que egresaron cumpliendo todos los requisitos, esta se ve imposibilitada en sancionarlos. Además indica que solamente INDEAUTOR o el IMPI puede determinar si existe una violación. Y concluye la UAM diciendo que con una resolución firme de dichas instituciones la UAM determinara las acciones pertinentes a realizar.

Es decir, la UAM declara que no tiene la facultad de revocar grados aunque hayan sido engañados por quien recibió un grado cometiendo fraude.  A pesar de llevar la palabra “Autónoma” en su nombre la UAM prefiere que otra entidad totalmente ajena haga el trabajo de determinar si hay plagio o no. Lo ideal es que personal de la UAM contacte a personal de la UAEM y entre ellos determinen si hubo fraude o no. De comprobarse el plagio lo lógico es la revocación de grado.

En dos ocasiones he escrito en este foro sobre el plagio a mi trabajo de titulación; además el periodista Sergio Haro me entrevistó y publicó mi caso en el semanario Zeta, artículo que fue reproducido también aquí mismo. La UANL es la universidad de la cual egresaron las dos personas que plagiaron mi trabajo, uno de ellos copió de mi trabajo gran parte del contenido de él y lo pegó en su tesis. Rectoría en la UANL, a través de la división de postgrado delegó el caso a la Facultad de Ingeniería Mecánica y Eléctrica (FIME), facultad de la cual egresaron los plagiadores.

Después de mucha labor, incluida una visita a las instalaciones en Monterrey, el FIME me extendió una disculpa institucional a nombre de la UANL; lo cual aplaudo. En estos casos en donde no existen precedentes pienso que el FIME tuvo bastantes pantalones, bastante valor en extender la carta. Es lo correcto y lo propio de una facultad que goza de gran prestigio; y este prestigio se gana con acciones como la que tomaron en mi caso. Pero, ¿Qué sigue? Pienso que la rectoría de esa universidad y no una facultad debe de tomar el siguiente paso, y lo apropiado es una revocación de grado.

Desde un principio he venido solicitando dos acciones: 1) La disculpa por escrito, la cual ya tengo y 2) créditos de co-autor en el caso del plagiador mayor, y cita a mi trabajo de titulación en el caso del plagiador menor. De esto último nada se menciona en la carta que se me extendió. Además ya hubo cambio de administración en el FIME. La carta fechada el 31 de Enero se me extendió hasta el 8 de Abril. El 11 fue el último día de esa administración. Mientras tanto la tesis del plagiador con mi trabajo sigue en línea en un sitio oficial de la UANL y el plagiador la presume en su cuenta personal en LinkedIn.

Que diferente es con las universidades de clase mundial que han revocado grados de hasta presidentes, como en el caso de Hungría; y secretarios de estado como en el caso de Alemania. El fraude académico no solo se pena en la academia, también se castiga en la iniciativa privada, como lo hizo la empresa Yahoo!  cuando despidió a su director general por mentir en su curriculum sobre el grado que ostentaba. Esta liga muestra 10 casos donde Universidades han revocado títulos por  las chapuzas cometidas para lograr el grado:

http://www.usnews.com/education/top-world-universities/articles/2012/05/02/10-high-profile-people-whose-degrees-were-revoked

En países hermanos como Guatemala y República Dominicana la reacción es muy diferente a las que se mencionan en la liga de arriba. El presidente actual de Republica Dominicana se le comprobó no solamente plagio en la tesis sino también que no llevó todos los cursos de la licenciatura que estudió en la Universidad Autónoma de Santo Domingo. Es decir que ni siquiera se podría llamar pasante. Esto fue publicado cuando era candidato y aun así llegó a la presidencia. La UASD no investigó. En Guatemala fue noticia de este año que el candidato presidencial Manuel Baldizón también fue descubierto en plago. En este caso la Universidad de San Carlos nombró un comité el cual el pasado nueve de abril, en decisión dividida, llegó a una conclusión similar a la de la UAM ¡Esto es el tercer mundo! En España sucedió exactamente lo mismo, La Universitat de València  declaró que carece de mecanismos para investigar un plagio de tesis doctoral.

De nuestra cultura parece ser que solo Colombia tiene determinación para abrogar títulos profesionales cuando descubre, después de haber otorgado el grado, a egresados que hicieron trampa o burlaron procedimientos para lograr el grado académico. Resalta que en Colombia la decisión de la universidad que revocó un grado académico  en el 2008 (Corporación Universitaria Lasallista de Caldas, Antioquia),  fue ratificada en el 2010 por la legislación Colombiana cuando los afectados apelaron la decisión. Aquí la liga con la información:

http://www.universidad.edu.co/index.php?option=com_content&view=article&id=1134:universidades-pueden-revocar-titulos-otorgados-si-comprueban-irregularidades&catid=16:noticias&Itemid=198

Nuestras universidades buscan mecanismos para posicionarse como universidades competitivas, de calidad, y algunas buscan acreditaciones a sus programas por entidades extranjeras. La UANL es una de ellas, están buscando una acreditación como la que Cetys obtuvo recientemente. Esperemos que dicha acreditación considere procedimientos de revocación de grados académicos.

En la carta que me extendió el FIME de la UANL dice que el plagio por parte de sus egresados puede afectar injustamente el prestigio y la imagen de la universidad. Sin duda alguna. Estoy de acuerdo con la preocupación del FIME. Pero el prestigio se gana con hechos. Una revocación de grado garantiza la preservación de la integridad de los estándares académicos de la UANL y de toda universidad, tal cual lo indica la Universidad de Washington en los EE.UU.

http://www.washington.edu/admin/rules/policies/BRG/RP3.html

Con procedimientos de revocación de grado por parte de las universidades mexicanas se incrementa la calidad académica de los egresados y la confiabilidad en las universidades por parte de la sociedad. En la ausencia de procedimientos las universidades pueden nombrar consejos técnicos para decidir qué hacer. Es un derecho que les da la Autonomía. Además la UANL en mi caso, la UNAM en el caso de Berenzon, o la UAM en su propio caso tienen la oportunidad de emerger como líderes ante situaciones de plagios académicos descubiertos posterior a la entrega del grado.

Ante el plagio no creo que un director o un rector se sienta conforme al saber que uno de sus egresados ostenta un grado que no se merece. Entre más tiempo ostente el plagiador ese grado, mayor desprestigio para la universidad. Es hora de que nuestras universidades tomen acción. En mi opinión esto incluso se debería de discutir en la ANUIES.

5 comments to Revocación de grado académico

  • Aplaudible la acción de las autoridades de Universidad de Stanford, tibias, por no decir otra cosa, las de las universidades mexicanas.

  • Es triste que se dé el plagio, pero más triste es que no se castigue. En nuestra Unidad se han incrementado las sospechas de este tipo de actividades.Ojalá pudieras darnos los nombres de los plagiarios de la UAM, al menos para saber a quién evitar.

  • Hola Hugo,

    Gracias por tus comentarios. Puedes encontrar información del caso de la UAM en esta liga:

    https://www.facebook.com/iihistoricas/posts/747951085230595?stream_ref=10

    Cordialmente

    Sergio J. Castro

  • Estimado Sergio J. Castro, ante la inconsistencia en las medidas, sin duda, el no dejar en el olvido el tema puede ser una forma de solidarizarnos con aquellos que han sido víctimas de este delito, y también es una forma de llamar la atención de las autoridades. Comparto el link que da cuenta de tu información, recabada hasta el momento.

  • Existen más de 300 casos de plagio en tesis de maestría en la FIME (Facultad de Ingeniería Mecánica y Eléctrica) de la UANL (Universidad Autónoma de Nuevo León).

    A principios de los años 90 los más de 300 maestros de tiempo completo incluyendo a su director se propusieron conseguir el grado en la propia Facultad (incesto académico), y ante su incapacidad académica, hicieron copias de extractos de libros de texto para presentarlo como “tesis”, si así se le puede llamar.

    Es ya una tradición en la FIME de la UANL el plagio de documentos no solo académicos sino administrativos, además de la falsedad en calificaciones de alumnos.

Leave a Reply

  

  

  

You can use these HTML tags

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>