Sobre Espanglish y MBAs

Sergio J. Castro Becerra

El Espaninglish o Spanglish como le dicen en EUA, es muy común no solo en nuestra región, ahora lo es en todo México. Cotidianamente utilizamos muchas palabras en inglés, conforme se liberan más tecnologías más palabras inglesas incorporamos en nuestro vocabulario. Por ejemplo la palabra ‘Clutch” la hemos utilizado desde siempre en vez de “embrague”; y “parking” la utilizamos intercaladamente con estacionamiento.

Recientemente se han incorporado a nuestro vocabulario palabras tales como “Marketing”, “Wireless”, y “Soundtrack” entre otras en sustitución de las equivalentes en español. Lo más curioso es el modismo que esto genera; ahora muchos empleados de cuello blanco imprimen en inglés en sus tarjetas de presentación el título del puesto que desempeñan en su lugar de trabajo. Otro dato curioso se da en las Maestrías en Administración de Empresas (o de Negocios). Se les llama por sus siglas en inglés en vez de las siglas en español, esto se puede apreciar claramente en el tomo más reciente de la revista Expansión, aun esta en los estantes de revistas.

A propósito de las Maestrías en Administración y de la famosa revista Expansión. A mediados del año 2008 tuve oportunidad de asistir a un simposio organizado por el Real Colegio Complutense en la Universidad Harvard. Una de las presentaciones fue precisamente el futuro educacional de las maestrías en administración de negocios, presentada por el Dr. Srikant M. Datar. Para celebrar el aniversario número 100 de la maestría, la escuela de negocios de Harvard decidió hacer una investigación sobre el costo-beneficio que representa una maestría de esa naturaleza.

Esta exposición resulto sorprendente para mí por varias razones, primero porque en la misma prestigiosa escuela de negocios de Harvard se cuestiona la validez y utilidad de las maestrías en administración de empresas, maestría que ellos crearon; me pareció un tanto canibalezco, sobre todo porque el expositor labora en esa universidad y es egresado de otra escuela de alto prestigio, de la escuela de negocios de la universidad de Stanford. Y segundo, porque hace tiempo un colega de una empresa en la que laboré, Craig Lee, vice-presidente de mercadotecnia; egresado también de la Maestría en Administración de Empresas (MAE) de Stanford me comentó que tales maestrías no eran maestrías verdaderas. Discutimos sobre el tema con ejemplos, con pros y contras.

El doctor Datar mostró las estadísticas, resultado de su investigación, las cuales no mienten y lo más sorprendente es que los mismos egresados de las MAEs, los mismos quienes ahora dirigen empresas, al igual que Lee, cuestionan el valor de cursar tales maestrías, independientemente de la institución en la que se matriculen.

El estudio presentado por el Dr. Datar muestra que las maestrías en administración de empresas, como negocio también está dejando de ser rentable, la matriculación va a la baja. Las opciones de maestrías de medio tiempo, y las maestrías con programas para ejecutivos han sido una herramienta de doble filo, por un lado se cuestiona la calidad de estas dos últimas con respecto a las de tiempo completo y por otro lado a las de tiempo completo se les critica por ser eminentemente teóricas, sin oportunidad de poner en la práctica inmediata lo aprendido en el aula

Este estudio contrasta con la información presentada en México por la revista Expansión en su tomo dedicado a las maestrías de administración de empresas en la que resalta los beneficios de estudiar MBAs (dejando las siglas en inglés sin razón alguna) y los beneficios que los egresados de estos programas proporcionaran a sus respectivas empresas. Es obvio que quien escribió el artículo en expansión lo hizo sin sustento científico, quizás lo escribió inspirado en su propia apreciación empírica o con el afán de convencer posibles prospectos a que se inscriban a los programas de las instituciones que en la revista se anuncian.

Estoy convencido de uno de los atrasos principales de nuestro país es en materia administrativa más que en tecnología o ciencia. Los resultados del dr. Datar desconciertan, sobre todo por lo renegado que pueden aparentar ser los egresados de estas maestrías, mismos quienes hoy dirigen grandes empresas, quizás estos egresados no tengan parámetros para apreciar el beneficio que les ha dado el cursar una MAE. Lo que sí es cierto es que comprueba que las MAEs se han devaluado. El artículo del Dr. Datar lo pueden encentrar en la siguiente liga: http://hbswk.hbs.edu/item/6053.html. Incluso ya hasta un libro sobre el tema escribió, lo encuentran en Amazon.

El estudio del doctor no incluye datos de las instituciones de nuestro país, no se sabe con certeza que tanto son apreciadas las MAE y que tanto benefician a las empresas en la que laboran sus egresados, no hay estudios serios equivalentes. Lo que si llama la atención, poderosamente, es que en México la instituciones privadas se dirigen a estas maestrías con el anglismo “MBA”, por las siglas en inglés de los programas similares que se ofrecen en Angloamerica e Inglaterra. Mi opinión es que este fenómeno se debe a que nuestras mejores instituciones son imitadoras de hasta lo más trivial.

1 comment to Sobre Espanglish y MBAs

  • Muy interesante su escrito, me gustó mucho. En nuestra cultura mexicana “progresista” solo tenemos un Dios a venerar y es “el país más poderoso”, EEUU. Tratamos de adoptar e imitar la forma de hacer negocios basados en sus modelos, métodos, políticas y técnicas. Institutos como el TEC de Monterrey y el CETYS en Baja California abusan de estos lineamientos, tal es el caso que en las maestrías de alta dirección y negocios solo se estudian los textos del Harvard Business review y Stanford. Por ejemplo, en las maestrías del CETYS se me hizo curioso que a mediados de los 2000s no se estudiara el modelo económico de los BRICs que resultó ser el más exitoso e inclusive el de países como Alemania y Rusia, bueno Alemania resulto ser la más exitosa económicamente hablando. Aun así y con toda la crisis mundial que los gringos produjeron en el 2008, aun se estudian sus modelos económicos y se siguen estudiando las políticas monetarias que promueven, parecen ser todos mis académicos mexicanos unos zombies educando a prospectos de zombies (muertos vivientes pues). No me ha tocado revisar que se sigue en las universidades públicas pero me imagino que copiaran lo que el TEC de Mty y el CETYS hagan. Triste que seamos borregos hasta en eso. Un saludo.

Leave a Reply to Alberto Gon Cancel reply

  

  

  

You can use these HTML tags

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>