Cobertura y acceso a la educación superior en Baja California: ¿Y el Congreso del Estado?: Jesús Francisco Galaz Fontes - Facultad de Ciencias Humanas, UABC Mexicali - Más allá de las cifras específicas,... Recomendaciones del Instituto de Transparencia y Acceso a la Información Pública de Baja California, 1er Trimestre de 2014: En días pasados se dió a conocer en la prensa estatal que el Instituto de Transparencia y Acceso a la Información... Carta del Lic. Solorio Ramírez al Doctor Cuamea Velázquez en la que le pide detener el litigio 769/2012, que ha durado 2.5 años en perjuicio de la UABC: ... El ritual aún no inicia, pero la carrera por la Rectoría de la UABC ha arrancado: Ágora de Baja California - En primera línea están Juan Manuel Ocegueda Hernández, Ángel Norzagaray, Ricardo... Evolución de la reputación de la UABC, las prácticas poco constructivas y el PREDEPA: Arturo Jiménez Cruz - Facultad de Medicina y Psicología, UABC Tijuana - El 30 de marzo de 2014, la UABC ocupaba en...

El PREDEPA 2014-2015: Visión institucional o castigo de la SHCP?

Arturo Jiménez Cruz
Facultad de Medicina y Psicología, UABC Tijuana

Los pesos relativos en la importancia que se le otorga a las funciones de la universidad en la convocatoria del PREDEPA 2014-2005, indica un cambio de timón de lo que había sido la convocatoria en los últimos años, pero también es congruente con una tendencia hacía la reducción de la importancia relativa en la función de la investigación.

Es deseable un debate que pueda ser útil para la presente y la siguiente administración.

En el documento se observan numerosos errores debido a falta de congruencia entre los límites asignados a cada función y a cada producto. Sin embargo, uno de los aspectos de mayor  importancia es el relativo a la investigación.  Se le otorga a la función de investigación una importancia de 12.5% (similar a 20 años de antigüedad -10%-); no se reconoce una productividad superior a cinco artículos arbitrados, a un artículo y 20 citas, o a 25 citas. Además, no se reconocen de manera específica los artículos publicados en revistas indizadas en el Science Citation Index, uno de los indicadores más fuertes en las evaluaciones internacionales de las universidades.

Esos cambios sugieren el reconocimiento por parte de la SHCP, de la SEP y de la UABC, del fracaso del PREDEPA anterior, de las evaluaciones y productividad de quienes recibieron recursos de las convocatorias internas de investigación, de la inversión realizada con los recursos de los PIFIs y de otros programas especiales. Lo que a su vez es el resultado de una selección inadecuada de evaluadores y cuerpos colegiados, de la utilización de   criterios para evaluación incongruentes, y de la aceptación por parte de la SEP y de las propias instituciones, de los maquillajes de los programas para desarrollo institucional, de las acreditaciones de las licenciaturas y los postgrados.

El cambio mencionado, parece ser el resultado de los lineamientos establecidos para los estímulos al personal docente, por parte de la SHCP, realizados por el actual Senador Ernesto Cordero. Por lo que surge las siguientes la preguntas: ¿por qué el gobierno federal, que ha prometido aumentar el presupuesto para la investigación de 0.4 en los gobiernos de Fox y de Calderón, a 1.0 del PIB, y que ha anunciado la creación de un nuevo instituto de investigación, ha decidido continuar con la política de no apoyar ni incentivar la investigación en las universidades públicas?  Porque Videgaray continua con los lineamientos establecidos por Ernesto Cordero? Porque se ha de seguir la política del grupo de un partido que nunca consideró útil la investigación para el desarrollo del país?

La aparente justificación, puede ser la inadecuada utilización de los recursos asignados para investigación de los programas especiales del gobierno federal y estatal, de las convocatorias internas de investigación, de los recursos de las instituciones de educación superior y de sus unidades académicas. También se  podría deducir que para la SHCP, las instituciones que no inviertan de manera adecuada para la investigación o que transfieran los recursos asignados para la investigación para la docencia, se les debería etiquetar como universidades orientadas a la docencia y sin posibilidades de competir en el ámbito internacional. En consecuencia se espera que cuando las instituciones  invirtieran los recursos para investigación para lo que son asignados, volverán a ser elegibles (y acceder a recursos) como universidades orientadas de manera similar a la docencia y a la investigación. Es decir, las universidades  fueron castigadas por la SHCP, debido fundamentalmente, a una inversión para la investigación inapropiada, a la falta de una visión de la utilidad de la ciencia del grupo en el poder encabezado por Felipe Calderón y/o a la falta de voluntad política para prevenir el maquillaje institucional  por parte de la administración de Peña Nieto.

También es probable que la decisión se haya tomado  en el ámbito del personal de confianza de la universidad, debido a que la visión sobre la investigación es similar a la de Ernesto Cordero y a la del actual secretario de hacienda, Luis Videgaray, es decir, consideran que la institución debe estar orientada a la docencia, y que no existe justificación para invertir en la investigación. En favor de ello es el hecho de que de manera gradual en la institución se ha apoyado menos a los investigadores. Es congruente con la evaluación de la convocatoria interna para investigación  y con la promoción de la llamada investigación vinculada a las necesidades regionales o a lo que los médicos le llamamos, con menos pretensión, actividad profesional basada en evidencias, en las instituciones públicas de prevención y atención de la salud y en las comunidades marginadas.

La convocatoria interna fue creada en el período del Lic. Garavito en el siglo pasado. En las primeras convocatorias internas eran elegibles proyectos de todos los profesores e investigadores y los comités de evaluación los conformaban los investigadores con mayor productividad. Posteriormente se redujo la elegibilidad a solamente un proyecto por cuerpo académico, en la actual administración se retrasó la convocatoria seis meses, los cuerpos colegiados de evaluación no existen, no son de la disciplina, no cuentan con credenciales académicas para pertenecer a ellos y/o no son homogéneos para cada disciplina y subdisciplina. Además, los criterios utilizados para la evaluación no son transparentes y no existe el derecho de impugnación. Como resultado de la política actual de la convocatoria interna,  solamente en Tijuana, se rechazaron los proyectos de investigación de todos o de la mayoría de los investigadores nacionales nivel 2 en ciencias naturales, exactas o en medicina. Esa falta de apoyo a los investigadores nivel 2 de esas disciplinas, son congruentes con el 12.5% de importancia que se le otorga a la investigación en el PREDEPA 2014-2015.

La nueva convocatoria del PREDEPA, sugiere una llamada de atención a las autoridades de todos los niveles, incluyendo a la SEP de Felipe Calderón, que no supo evaluar ni corregir a tiempo, que no hicieron su trabajo en congruencia con la visión explícita de la subsecretaría de educación superior, de las universidades y de las unidades académicas. Es el resultado previsible de una inadecuada administración de los recursos para la investigación, sumado a la falta de visión de la importancia de la investigación para el desarrollo de un país de Ernesto Cordero, de Felipe Calderón y actualmente de Peña Nieto y de Luis Videgaray.

Cualquiera que sea la razón de este cambio de timón, me parece que en general, los limitados recursos designados para investigación en todos los ámbitos no se han utilizados de manera eficiente, la asignación ha sido fundamentalmente discrecional. Si no se aprende de ello y de sus consecuencias negativas para el avance de la universidad, del estado y del país,  el propósito del PREDEPA, de la universidad y de las unidades académicas, no se logrará. Seguiremos como una institución de nivel medio en el ámbito nacional (10 y 20) y latinoamericano (entre la 75 y la 150) y de nivel bajo (entre la 1500 y 2500) en el ámbito internacional.

Para compensar los fallidos programas PREDEPA y de la convocatoria interna de investigación, si se desea mejorar la calidad de la docencia, mediante recursos humanos con capacidad para discriminar la calidad de la información disponible, es recomendable pensar en alternativas que faciliten la investigación. Por ejemplo,  programas, que en lugar de intentar compensar salarios insuficientes, otorguen recursos para infraestructura y gastos de operación para la investigación de acuerdo a la productividad científica de cada profesor o investigador,  y por otro lado, un aumento al salario base para todos los docentes e investigadores.

 

2 comentarios a El PREDEPA 2014-2015: Visión institucional o castigo de la SHCP?

  • Si las universidades publicas dejan de apoyar la investigación, que pasara con los SNI y los PROMEP?. sin investigación, no hay artículos; sin artículos no hay SNI ni PROMEP, sin estos dos, que pasara con los indicadores de productividad en el PIFI?, que pasara con los programas de posgrados acreditados en CONACYT?.

    Mientras que en el sistema de educación tecnológica (los tecnológicos), se implemento la modalidad de asignación automática por poseer SNI, en la UABC se elimino.

    Un articulo (publicado en una revista indexada con alto factor de impacto, mas de uno, con sustento metodológico y analítico, puede tardar de 6 a 12 meses en ser aceptado), tiene menos peso que transcribir los apuntes docentes en limpio y presentarlo a los estudiantes.
    es necesario reescribir el rumbo de este barco.

  • Completamente de acuerdo,

    El programa se convierte en un “desestímulo” a la labora que se realiza, para ser un buen docente y además realizar investigación de calidad, es necesario sacrificar, vacaciones, sabados, domingos y tiempo de la familia, es justo que ese sacrificio reciba un estímulo y no un escupitajo como la UABC acaba de hacer.

Deja un comentario