La educación superior en México 2006-2012 Un balance inicial

Rodolfo Tuirán
Subsecretario de Educación Superior de la Secretaría de Educación Pública (SEP)
Campus Milenio, septiembre 27, 2012

En memoria de Alonso Lujambio

Introducción

La educación superior es un bien público que también produce beneficios privados. Éstos se manifiestan en una gran variedad de esferas, incluidos ingresos más elevados y mayor satisfacción laboral. Más trascendentes colectivamente son los beneficios públicos. Una población más y mejor educada significa una ciudadanía más informada, participativa y crítica. Además, la educación superior tiene importantes efectos multiplicadores en el desarrollo económico y social y es un componente crucial para construir una nación más próspera y socialmente incluyente.

 No es casual, en consecuencia, que desde hace varios años esté conformándose en México un consenso social favorable a la ampliación —con calidad y equidad— de las oportunidades educativas de tipo superior. Se trata no sólo de una aspiración legítima, sino de una condición fundamental para impulsar el desarrollo del país, mejorar la competitividad y lograr una inserción ventajosa en la economía basada en el conocimiento.

Para seguir avanzando en la construcción de un sólido sistema de educación superior que permita hacer viables metas cada vez más ambiciosas en este ámbito, se requiere configurar una política con visión de Estado. Esto supone asignar a la educación superior cada vez mayor prioridad y acordar compromisos y esfuerzos de todos los actores políticos relevantes. El impulso de una política de esta naturaleza es imprescindible para alinear esfuerzos y propósitos y para brindar certidumbre a la sociedad de que la inversión en educación es incuestionablemente provechosa, competitiva y gestionada con transparencia.

Para reconocer con claridad hacia dónde vamos y qué tenemos que hacer para alcanzar un futuro deseable en la educación superior, es necesario saber qué trayectoria hemos seguido y qué tanto hemos avanzado. La celebración de un nuevo aniversario del suplemento Campus constituye una valiosa oportunidad para reflexionar sobre la evolución reciente de la educación superior. Igualmente, el ocaso de un ciclo sexenal obliga a formular un balance ponderado de haberes y deberes. De este análisis es posible desprender valiosas lecciones y enseñanzas, útiles para anticipar desafíos y oportunidades y valorar los retos en puerta.

Más jóvenes en la educación superior

La trayectoria de la educación superior en los años recientes está marcada por un crecimiento cada vez más vigoroso de la matrícula total: mientras que en el ciclo escolar 2006-2007 alcanzó alrededor de 2 millones 525 mil estudiantes (sin incluir el posgrado), en 2011-2012 se situó en cerca de 3 millones 274 mil y se prevé que en 2012-2013 alcanzará una cifra cercana a 3 millones 500 mil. Para valorar la relevancia de este aumento (de casi un millón de estudiantes), recuérdese que éste es equivalente al logrado por el país durante el periodo 1950-1982 o bien a dos terceras partes del correspondiente al periodo 1982-2006.

La mayor parte del incremento de la matrícula durante los últimos seis años se produjo en la modalidad escolarizada. Sin embargo, no debe perderse de vista que el aporte de las modalidades no escolarizadas también fue significativo, como revela el hecho de que su matrícula pasó de 159 mil estudiantes en 2006 a 342 mil en 2011. Así, su peso relativo se incrementó en esos años de 6.3 a casi 11 por ciento de la matrícula total de educación superior del país.

Gracias al esfuerzo desplegado en las modalidades escolarizada y no escolarizada, la cobertura total de la educación superior se incrementó de un equivalente a 25.9 por ciento de la población de 19 a 23 años en el ciclo 2006-2007 a casi 33 por ciento en el ciclo 2011-2012 y se prevé que antes de concluir el año 2012 se alcanzará una cobertura cercana a 35 por ciento (véase gráfica 1).

La cobertura educativa aumentó entre 2000 y 2006 a un ritmo anual de apenas 0.7 puntos; en contraste, en el primer trienio de la administración actual se adicionaron en promedio 1.1 puntos por año y más tarde, en el trienio siguiente, sumó alrededor de 2 puntos en promedio por año, es decir, una dinámica casi tres veces mayor que la registrada en la administración anterior. Así, México avanza con un ritmo de aumento semejante al del promedio latinoamericano (alrededor de 2 puntos adicionales de cobertura bruta por año), cuando seis años atrás la diferencia entre ambas dinámicas (1.7 puntos adicionales por año en Latinoamérica y 0.7 puntos en México) provocaba una ampliación permanente de la brecha con la región.

Con esta nueva dinámica, México se acerca a las tendencias registradas por los países líderes de América Latina en este renglón: acorta la distancia con Argentina, Chile y Brasil (que adicionan a la cobertura alrededor de 2.5 o 3 puntos por año) y crece a un ritmo semejante o incluso mayor que Perú y Colombia, por ejemplo.

Más oportunidades educativas en las instituciones públicas

Conviene recordar además que, a diferencia de México, la expansión reciente de la matrícula y la cobertura de países como Chile y Brasil ha descansado principalmente en el esfuerzo de las instituciones particulares. De hecho, en Brasil, por ejemplo, 90 por ciento del aumento reciente de la matrícula escolarizada se ancló en el régimen de sostenimiento privado. En contraste, en México más de 72 por ciento del incremento de la matrícula en los últimos cinco años se logró con el concurso de las instituciones públicas.

Este esfuerzo descansó principalmente en los subsistemas de Universidades Públicas Estatales y Federales, que en conjunto crearon un tercio de las nuevas oportunidades educativas durante el período 2006 y 2011; en el subsistema tecnológico (integrado por universidades politécnicas, institutos tecnológicos y universidades tecnológicas), que contribuyó con casi 28 por ciento del total; y el resto de las instituciones públicas de educación superior (universidades públicas estatales de apoyo solidario, centros públicos, etc.), que aportaron alrededor de 11 por ciento.

La creciente participación de la matrícula pública fue impulsada por la creación de 140 nuevas instituciones de educación superior (122 del sistema tecnológico y 18 de otros sistemas educativos) y de 96 extensiones o nuevos campus de instituciones ya existentes (59 de universidades públicas estatales y de apoyo solidario, así como 37 de otros subsistemas). Asimismo, en los últimos seis años se llevaron a cabo más de 3,000 proyectos adicionales de ampliación y mejora de los campus e instalaciones universitarias del país.

Una demanda creciente por educación superior

La expansión de la educación superior en México ha tenido como precondición el aumento de las tasas de cobertura, retención y graduación en el bachillerato. La cobertura bruta en el nivel medio superior se incrementó sostenidamente en los últimos años (de 58 por ciento en 2006 a cerca de 71 por ciento en 2012), al tiempo que se elevó la proporción de egresados que transitó hacia el nivel superior. En los próximos diez años la presión para la educación superior será aún mayor pues se prevé que el nuevo ingreso aumentará alrededor de 90 por ciento, impulsado por la obligatoriedad y rápida universalización de la educación media superior.

Este último hecho revela asimismo el creciente interés de los hogares mexicanos por invertir en una mayor escolaridad de los jóvenes. La evolución del gasto destinado a los servicios de educación superior sugiere el enorme esfuerzo realizado por los hogares en este renglón. Entre 2002 y 2010, el gasto en educación, como proporción del gasto monetario total de los hogares, creció de 10.3 por ciento a 13.5 por ciento. Además, este aumento ocurrió en un contexto en el que la proporción de hogares consumidores de servicios educativos se contrajo de 71.4 por ciento a 68.6 por ciento.

Además, los hogares perciben que una escolaridad mayor de los jóvenes les permitirá ingresar en mejores condiciones al mercado laboral. En una nación como México, donde los recursos humanos calificados no son abundantes, las tasas de retorno privado y el premio salarial a la educación superior se han mantenido altos y lo seguirán haciendo durante los próximos años.

Veloz tránsito por las etapas de masificación y universalización

A pesar de los avances logrados en los últimos seis años, en la educación superior sigue habiendo un enorme rezago en materia de cobertura, producto –entre otros factores— del arraigo durante muchas décadas de un “modelo elitista” de acceso y permanencia en la educación superior y del estancamiento de la tasa de cobertura entre 1982 y 1996. Todavía hoy este parámetro no alcanza el nivel que cabría esperar del grado de desarrollo del país ni de las expectativas y necesidades de sus jóvenes.

Para reducir la brecha que separa a México de otros países de desarrollo relativo similar, la ANUIES ha propuesto la meta de alcanzar una cobertura de 60 por ciento en el ciclo 2021-2022, lo que implicaría una adición anual promedio de 2.7 puntos a la tasa de cobertura. Esta meta no es imposible de lograr, considerando tanto la experiencia reciente y las capacidades institucionales, como las experiencias de otros países.

La meta enunciada significaría ampliar la matrícula hasta 5 millones 840 mil estudiantes en el ciclo 2021-2022, es decir, alrededor de 2 millones 570 mil adicionales a los registrados en el ciclo 2011-2012. Tal incremento supondría crear, de acuerdo con la ANUIES, 257 mil nuevos espacios en promedio cada año, cifra superior (en alrededor de 55 mil) al aumento promedio logrado en los últimos tres ciclos escolares. Si como ha ocurrido en el pasado reciente, poco más de las dos terceras partes del aumento de la matrícula proviene del régimen de sostenimiento público, esta meta supondría incorporar alrededor de 1 millón 770 mil estudiantes al subsistema público y 800 mil al subsistema particular.

El tránsito a las etapas de “masificación” y “universalización” de la educación superior constituye un complejo desafío tanto para las instituciones de nivel superior como para las políticas educativas. México ingresó apenas en 2010 a la etapa de “masificación” e ingresará en 2017 (de cumplirse la trayectoria prevista por la ANUIES) a la etapa de “universalización”. Esto quiere decir que mientras otros países ingresaron y transitaron por estas etapas en plazos considerablemente más largos, México lo haría en unos cuantos años, lo cual no es por supuesto un desafío menor.

La experiencia internacional enseña que todos los sistemas que atraviesan por las etapas de “masificación” y “universalización” se ven obligados a impulsar reformas profundas que transforman la arquitectura institucional, las prácticas y el andamiaje normativo de la educación superior. Estas reformas suelen apuntar, entre otros aspectos, a la diversificación de las fuentes de financiamiento y al fortalecimiento de los mecanismos de inclusión.

Además, no hay duda de que un crecimiento cada vez mayor de la cobertura con equidad y calidad exige un sistema de educación superior más flexible y articulado, un robustecido programa de becas, nuevos y más eficientes modelos de organización, gestión y administración de las propias instituciones de educación superior, así como esfuerzos cada vez mayores de formación y reclutamiento de docentes (con grados de habilitación adecuados), profundización de los esfuerzos descentralizadores, transformación de los sistemas educativos estatales y una sólida cultura de la evaluación, entre otros aspectos. El futuro nos convoca a revisar políticas, programas, reglas y prácticas de la educación superior.

Más oportunidades para los jóvenes en desventaja

La expansión reciente de la matrícula de educación superior en México ha hecho cada vez más visible la preocupación por la distribución de las oportunidades educativas y ha colocado en la agenda prioritaria de la política educativa el asunto de la equidad. Como se sabe, el sistema educativo no puede crecer más allá de ciertos umbrales sin incorporar a los jóvenes de segmentos de menores ingresos en forma masiva. De hecho, el tránsito hacia la etapa de “masificación” obliga a atender una demanda educativa cada vez más heterogénea.

Los rasgos de estos cambios se han dibujado con nitidez en las últimas dos décadas: ganan presencia en la educación superior los jóvenes de menores ingresos; es creciente la participación de los segmentos medios; y pierde peso relativo los de mayores ingresos. Así, de acuerdo con los datos de las encuestas de ingresos y gastos de los hogares:

•Sólo 10 por ciento de la matrícula de educación superior en 1992 estaba formada por jóvenes en situación de desventaja económica (los pertenecientes a los cuatro primeros deciles de ingreso); los jóvenes de segmentos medios representaban alrededor de 44 por ciento; y los jóvenes de familias acomodadas (las que forman los dos últimos deciles) concentraban 46 por ciento.

•En contraste, el peso relativo de los jóvenes de escasos recursos en la matrícula total aumentó en el año 2010 a poco más de 21 por ciento; el de los jóvenes de segmentos medios a 48 por ciento; y el correspondiente a los jóvenes de las familias más prósperas disminuyó a 31 por ciento.

Esta tendencia seguramente se verá acentuada en los años por venir. Se prevé que alrededor de 31 por ciento de la matrícula total en 2020 podría estar representada por jóvenes de escasos recursos. La cambiante composición social de la matrícula y el creciente peso de los jóvenes de escasos recursos en la educación superior constituye un desafío para la política educativa y para todas las instituciones del sector. Por un lado, se requiere desarrollar mecanismos (algunos de ellos de carácter remedial) que permitan apoyar el acceso y permanencia de los jóvenes en situación de desventaja económica que cursan sus estudios en este nivel educativo; y por el otro, es preciso reforzar los programas vocacionales en los niveles previos y adecuar la oferta educativa de tipo superior para atender una demanda crecientemente heterogénea.

En este renglón resulta significativo el papel desempeñado en los años recientes por las instituciones públicas para ampliar las oportunidades educativas de los jóvenes provenientes de los segmentos de menores ingresos (los cuatro primeros deciles). De un total de 800 mil estudiantes de escasos recursos en 2010, la gran mayoría (alrededor de 80 por ciento) estaba adscrita a instituciones públicas. En contraste, en los estratos de mayores ingresos (sobre todo a partir del sexto decil) tiende a disminuir el peso relativo de los que estudian en esas instituciones y aumenta el de quienes lo hacen en las instituciones particulares (véase gráfica 2).

Más becas para los jóvenes de escasos recursos

Para atraer y retener a los jóvenes de los segmentos de menores ingresos, el gobierno federal, con el apoyo de los gobiernos de los estados y de las instituciones educativas, impulsó en los últimos años diversos programas de becas:

• El Programa Nacional de Becas (PRONABES) otorgó 1.6 millones de becas entre 2007 y 2012.

• El Programa de Becas de Apoyo a la Práctica Intensiva y al Servicio Social (PROBAPISS) distribuyó 236 mil becas en el mismo periodo.

• A través del Programa de Fortalecimiento de Becas para la Educación Superior se asignaron 184 mil becas entre los ciclos escolares 2009 y 2012.

• El Programa de Becas Universitarias otorgó 396 mil becas en 2012.

Esto quiere decir que durante la administración actual se entregaron más de 2 millones 412 mil becas, es decir, un promedio de 402 mil becas por año. El número total de becas de los diferentes programas se incrementó casi cuatro veces entre los años extremos, al pasar de 220 mil en 2007 a 813 mil becas en 2012 (véase gráfica 3).

Como se sabe, las becas son una herramienta esencial para impedir que el origen social condicione el destino educativo de las personas. En los próximos años será necesario continuar fortaleciendo de manera significativa estos programas para reforzar el papel de la educación superior como palanca de desarrollo, movilidad y cohesión social.

Desconcentración de las oportunidades educativas

Las acentuadas desigualdades regionales en el país han moldeado el acceso a las oportunidades educativas. La instrumentación de políticas educativas con enfoque de equidad favoreció en la última década un intenso proceso de desconcentración de la oferta educativa del nivel superior. Por ejemplo, el índice de primacía (que es la razón entre la matrícula del Distrito Federal —la más grande del país— y la suma de las matrículas de las cuatro entidades que le siguen en importancia) cayó de un valor de 0.466 en el 2000 a 0.402 en el ciclo escolar 2011-2012. Esta tendencia indica una disminución de la concentración regional de la matrícula de educación superior y el avance desde hace varias décadas de una macrocefalia hacia un perfil policéntrico en este renglón.

Asimismo, las oportunidades educativas han traspasado gradualmente las fronteras de los grandes asentamientos urbanos para extenderse a las ciudades de menor tamaño e incluso a los contextos semiurbanos. Así, por ejemplo, del conjunto de ciudades que integran en la actualidad el sistema urbano nacional, 153 ciudades de todos los tamaños han ingresado a la etapa de “masificación”; 136 ciudades permanecen en la etapa anterior (la de “minorías”); y 69 ciudades —las más pequeñas— aún no cuentan con oferta educativa de tipo superior.

Aunque las brechas territoriales o regionales en materia de cobertura siguen siendo significativas, se han producido en los años recientes avances significativos en este renglón. Recuérdese que mientras en el año 2006 únicamente 7 entidades federativas tenían una cobertura igual o mayor a 30 por ciento, en el 2011 eran 20 entidades las que alcanzaron este umbral. De este conjunto de entidades, el Distrito Federal es la única que en el ciclo 2011-2012 se situaba en la etapa de “universalización”, con poco más de 70 por ciento de cobertura bruta. A su vez, 19 entidades ya habían ingresado y transitaban por la etapa de “masificación”, con niveles de cobertura de entre 31 y 43 por ciento (véase gráfica 4).

Entre las entidades más rezagadas (un total de 12 con una cobertura de menos de 30 por ciento), tres de ellas (Yucatán, San Luis Potosí y Baja California) necesitarían dar un pequeño paso (menos de 2 puntos de cobertura) para ingresar a la etapa de “masificación”; cuatro entidades (Durango, Michoacán, Tlaxcala y el Estado de México) requerían entre 2.5 y 5 puntos adicionales de cobertura para avanzar hacia esa etapa; y cinco entidades más (Chiapas, Guanajuato, Guerrero, Oaxaca y Quintana Roo) precisarían entre 8 y 12 puntos para dar ese salto. En estas últimas entidades es evidente la necesidad de redoblar los esfuerzos de todos los órdenes de gobierno para fortalecer la oferta educativa de nivel superior.

Profesionalización creciente del personal académico

En México se han llevado a cabo importantes esfuerzos para mejorar la calidad de la educación superior. La política pública en este campo, mediante una estructura de incentivos, y el esfuerzo sistemático de las instituciones de educación superior, han contribuido a propiciar la habilitación y superación permanente del personal académico de tiempo completo, la formación y desarrollo de los cuerpos académicos y la integración de redes temáticas de colaboración, entre otros.

La planta académica de las instituciones de educación superior asciende en la actualidad a cerca de 369 mil profesores. De ese total, sólo 89 mil (24 por ciento) son profesores de tiempo completo (PTC). La gran mayoría (85 por ciento) de los PTC labora en instituciones públicas, donde han venido consolidando un nuevo perfil:

Hace apenas seis años, alrededor de 56 por ciento de los profesores de tiempo completo pertenecientes a los principales subsistemas públicos tenían estudios de posgrado. En la actualidad, casi 75 por ciento cuenta con ese rasgo.

El Sistema Nacional de Investigadores (SNI) está formado por casi 18,500 académicos (es decir, 53 por ciento más que en 2006).

Hay casi 21,590 profesores con perfil PROMEP, cifra que es más del doble de la registrada en 2006 (10,385). Hoy en día alrededor de 37 por ciento de los profesores de tiempo completo de los principales subsistemas públicos cuenta con este perfil.

Además, no sólo aumentó el número de los cuerpos académicos entre 2006 y 2012 (de 3,358 a 3,905), sino que ahora es mayor el peso de aquellos ya consolidados o en proceso de consolidación (de 24.5 por ciento a 45.9 por ciento).

Más programas reconocidos por su calidad

No hay duda que las prácticas de evaluación y aseguramiento de la calidad ya forman parte de la vida cotidiana de las instituciones de educación superior y son ampliamente aceptadas por las comunidades académicas. Actualmente hay en el país 3,743 programas reconocidos por su buena calidad, es decir, el doble de los existentes en diciembre de 2006 (1,868) (véase gráfica 5).

Estos programas abarcan todas las áreas de conocimiento y todos los subsistemas de educación superior. El número de estudiantes en estos programas se incrementó de 857 mil a casi 1.6 millones en el mismo periodo, lo que significó pasar de 43.7 por ciento de la matrícula evaluable en diciembre de 2006 a 68.5 por ciento en agosto de 2012. El reto es lograr que el 100 por ciento de la matrícula realice sus estudios en programas reconocidos por su buena calidad, para lo cual se requiere fortalecer las políticas en este ámbito.

Como resultado del avance de las prácticas de evaluación y acreditación, hay en el país 249 instituciones de educación superior con 75 por ciento o más de su matrícula en programas reconocidos por su buena calidad, cuando hace 6 años sólo había 65, es decir, su número se multiplicó casi 4 veces más. Este conjunto de instituciones se localizan tanto en el norte, el oriente y el occidente, como en el centro y el sur de México, signo de que en todas las regiones del país hay una justificada y creciente preocupación por la calidad de la educación superior.

Avances diferenciados por subsistema

Debe reconocerse, sin embargo, que las prácticas de evaluación y acreditación han avanzado en forma desigual por subsistema:

• El grupo líder, formado por las Universidades Públicas Estatales, las Universidades Públicas Federales y las Universidades Tecnológicas, registra, en promedio, entre 90 y 93 por ciento de la matrícula evaluable en programas reconocidos por su buena calidad.

• Le siguen, en un segundo grupo, las Universidades Públicas Estatales de Apoyo Solidario, los Institutos Tecnológicos y las Universidades Politécnicas, donde ese indicador varía entre 50 y 65 por ciento.

• Más distante, el tercer grupo está formado por las las universidades interculturales, las escuelas normales y las instituciones particulares, donde entre 20 y 35 por ciento de la matrícula evaluable cursa programas reconocidos por su buena calidad (véase gráfica 6).

Las escuelas normales adoptaron hasta muy recientemente las prácticas de evaluación externa. Se trata de un esfuerzo inédito que abarca todos los programas evaluables. Los CIEES ya han concluido la evaluación de 351 programas (de los cuales 167 se encuentran en el nivel 1 de los CIEES), está en curso la de 313 programas y se encuentran en la fase de auto-diagnóstico alrededor de 81 programas. Como resultado de este esfuerzo, alrededor de 35 por ciento de la matrícula evaluable de las escuelas normales está inscrita en programas de buena calidad y seguramente en los años próximos las instituciones formadoras de docentes avanzarán rápidamente en este renglón.

A su vez, las instituciones particulares también se han sumado gradualmente a las prácticas de evaluación y acreditación. Actualmente casi 150 mil estudiantes matriculados en esas instituciones estudian en programas reconocidos por su buena calidad (evaluados por los CIEES o acreditados por COPAES), cifra que representa 23 por ciento de la matrícula evaluable. Adicionalmente, un número importante de instituciones han obtenido la acreditación institucional que otorga la Federación de Instituciones Mexicanas Particulares de Educación Superior (FIMPES) o alguna otra. Aún tomando en cuenta este canal, poco menos de dos de cada tres programas de instituciones particulares con RVOE estatal o federal no cuentan con prácticas ni mecanismos de aseguramiento de la calidad.

La calidad de los programas en las instituciones particulares

La aún limitada difusión de las prácticas de aseguramiento de la calidad entre las instituciones particulares ha hecho cobrar enorme relevancia a las regulaciones que rigen el otorgamiento y supervisión del llamado “Reconocimiento de Validez Oficial de Estudios (RVOE)”. Como se sabe, su otorgamiento es responsabilidad tanto de la SEP y de las autoridades educativas estatales, como de las instituciones de educación superior que están facultadas para ello.

La SEP adoptó en los últimos seis años diversas medidas para fortalecer las instancias encargadas de analizar y dictaminar las solicitudes de RVOE y reforzar las acciones de inspección y vigilancia. Además, en el marco del Consejo Nacional de Autoridades Educativas (CONAEDU), se formó un grupo de trabajo para avanzar en la homologación, y en su caso, unificación de las normas, requisitos, criterios, trámites y procedimientos relacionados con el RVOE.

La trascendencia de las acciones instrumentadas puede valorarse por sus avances:

En esta administración se tramitaron un promedio anual de 2,500 solicitudes de RVOE federal, en contraste con 1,774 solicitudes por año que se procesaron en el periodo 2001-2006.

Entre 2007 y 2012 se habían resuelto hasta agosto de 2012 un total de 11,636 solicitudes de RVOE. En el periodo se otorgaron 8,592 RVOE (73.8 por ciento) y se denegaron 3,044 solicitudes (26.2 por ciento).

Durante toda la administración se realizaron alrededor de 30 mil inspecciones, es decir, un promedio de 5 mil inspecciones por año, cuando en 2006 se realizaron alrededor de 300.

Entre enero de 2007 y agosto de 2012 la SEP inició un total de 7,084 procedimientos de sanción, de los cuales 921 fueron cancelados o retirados por no cumplir con las estipulaciones del RVOE federal.

Con el fin de alentar la adopción de prácticas de aseguramiento de la calidad entre las instituciones particulares, en 2012 se puso en marcha el Programa de Fomento a la Calidad, que consta de dos fases:

• Una evaluación diagnóstica (mediante 133 diferentes indicadores) del servicio educativo que prestan las instituciones particulares que cuentan con RVOE federal, la cual permite a dichas instituciones obtener una constancia de clasificación en alguno de los 5 niveles y 10 subniveles identificados.

• Un plan de mejora que deberá implementarse en el transcurso de un año, con base en los resultados obtenidos en la evaluación antes señalada, formalizado a través de la suscripción de una carta compromiso y que, una vez cumplidas las metas correspondientes, les daría la oportunidad de mejorar su clasificación.

Hasta el 4 de septiembre pasado, el instrumento de evaluación había sido respondido por poco más de 1,000 planteles de educación superior con algún RVOE federal. En la clasificación oficial de estos planteles sólo uno de cada diez se ubicó en los últimos tres niveles y seis subniveles de la pirámide (los que tienen un innegable compromiso con la calidad), mientras que el resto fue clasificado en los dos primeros niveles y cuatro subniveles (los que cumplen estrictamente con los requisitos que establece la legislación actual para obtener un RVOE o bien los que apenas superan los estándares y requisitos para lograrlo) (Véase gráfica 7).

De la evaluación diagnóstica se desprende que 10 por ciento de los planteles requieren introducir mejoras urgentes (ya que sólo cumple un máximo de 26 de los 133 criterios de evaluación); un 20 por ciento adicional requiere mejoras importantes (solo cumple entre 27 y 53 criterios); 49 por ciento requiere diversas mejoras (cumple entre 54 y 80 criterios); 18.4 por ciento presenta resultados satisfactorios con algunas áreas de oportunidad (cumple entre 81 y 107 criterios); y sólo 1.7 por ciento registra un resultado sobresaliente (cumple entre 107 y 133 criterios). Hasta la tercera semana de septiembre de 2012 se habían recabado 140 cartas compromiso de mejora de la calidad entre los planteles evaluados.

Pertinencia

Hay consenso en la necesidad de elevar la pertinencia de la educación superior y potenciar su impacto en el desarrollo regional y nacional. La evidencia disponible sugiere cambios favorables en este renglón. Por ejemplo, las cinco carreras tradicionales con mayor número de estudiantes (derecho, contaduría, educación básica, computación y sistemas, administración) disminuyeron su peso en la matrícula total en los últimos seis años (al pasar de casi 31 a 25 por ciento), a un ritmo de 1 por ciento menos por año.

Este hecho se explica, en buena medida, por la creciente diversificación de oferta educativa y la multiplicación de programas educativos en todas las áreas de conocimiento. Además, a diferencia de otras épocas, el mayor dinamismo de la matrícula se registra hoy en día en las carreras de las áreas de ciencias agropecuarias (con una tasa de crecimiento de 13.4 por ciento), ciencias naturales y exactas (10.9 por ciento), ciencias de la salud (10.8 por ciento) e ingenierías y tecnologías (7.6 por ciento), en contraste con las ciencias sociales y administrativas (4.7 por ciento) y educación y humanidades (5.7 por ciento).

Mayor vinculación de las instituciones educativas

Las instituciones educativas constituyen en nuestro país el espacio principal donde se transmite y genera conocimiento. Tradicionalmente, la débil vinculación entre las empresas y las universidades impedía que ese conocimiento se transfiriera ágilmente a las actividades productivas, para su transformación en innovaciones. Para mejorar significativamente la interlocución y vinculación entre empresas e instituciones de educación superior, en los últimos años se impulsó la creación en todas las instituciones educativas de tipo superior de los llamados “consejos de vinculación”. En la actualidad, de las 412 instituciones del sistema tecnológico, 9 de cada 10 cuentan ya con una instancia de esta naturaleza. Lo mismo ocurre en las universidades públicas estatales y las instituciones educativas federales.

Para continuar elevando la pertinencia de la educación superior, es preciso reforzar los vínculos entre las universidades y los sectores productivo y social, capacitar y profesionalizar a los gestores de la vinculación, fortalecer los mecanismos de planeación de la oferta educativa, sobre todo en el ámbito estatal, y poner al alcance de los estudiantes información relevante y herramientas útiles para que conozcan con claridad sus intereses y preferencias e identifiquen los programas de estudio que son compatibles con sus vocaciones.

El financiamiento de la educación superior

El fortalecimiento de la educación superior hace indispensable contar con una más sólida base de financiamiento. En los últimos seis años, la inversión federal en educación superior y posgrado se incrementó en alrededor de 40 por ciento en términos reales. Se trata de una inversión que si bien sigue siendo insuficiente y con un alto componente inercial, es significativamente mayor que la del pasado reciente y no tan reciente. Baste señalar que durante las dos administraciones anteriores el presupuesto alcanzó un crecimiento real de 16 por ciento en el periodo de 1994-2000 y de 15 por ciento durante el periodo 2000-2006.

El aumento registrado en los últimos seis años ha permitido una mejora de diversos indicadores financieros del sistema de educación superior. En Panorama Educativo 2012, la OCDE señala puntualmente algunos de estos progresos. El gasto por alumno en educación superior —8,020 dólares (es decir, dólares equivalentes convertidos a Poder de Paridad Adquisitiva)— situaba a México en un nivel similar al de la Republica Checa (8,237) y por encima de Polonia (7,776), Rusia (7,749), Chile (6,863) y Argentina (4,579). Mientras que el ritmo de crecimiento del gasto por estudiante de educación superior en México se elevó significativamente —casi 23 por ciento entre 2000 y el 2010—, en países como Chile y Brasil disminuyó o su dinámica fue mucho menor, provocando un cierre de la brecha en este renglón. Recuérdese, por ejemplo, que en 2000 el gasto por estudiante en México equivalía a 62.9 por ciento del gasto en Chile; esta relación se invirtió diez años después, cuando representó 1.17 veces el del país sudamericano.

La política de financiamiento se ha consolidado en la última década con la creación de nuevos fondos extraordinarios y programas de concurso. Así, mientras que en la década de los 90 se crearon tres instrumentos de financiamiento competitivo, en los últimos doce años se crearon 15 fondos para atender los diversos subsistemas que integran el mosaico de la educación superior pública en México. Cabe hacer notar que en los últimos seis años se implantaron 10 de los 15 nuevos fondos y programas de financiamiento.

En los presupuestos comprendidos entre 2007 y 2012, se asignaron por medio de los fondos extraordinarios y de los instrumentos financieros basados en el desempeño institucional alrededor de 73 mil millones de pesos, lo que equivale a cerca de una cuarta parte del subsidio ordinario de las Universidades Públicas Estatales y de Apoyo Solidario y las Instituciones y Universidades del Sistema Tecnológico. Además para brindar certeza a las instituciones de educación superior, se realizó cada año un proceso transparente de asignación de estos recursos, vigilado por Transparencia Mexicana.

No obstante los avances citados, es preciso reconocer que las insuficiencias presupuestales han dificultado logros mayores. Por esa razón, la ANUIES ha propuesto transitar en fecha reciente hacia una política de financiamiento plurianual, con una meta precisa en el presupuesto para los próximos seis años: incrementar el financiamiento federal y estatal para pasar de alrededor de 1 por ciento del PIB en la actualidad a 1.5 por ciento en los próximos años, que de concretarse permitirán a las instituciones educativas no sólo contar con más recursos, sino también tener mayor certidumbre para avanzar en la planeación de largo plazo.

A modo de epílogo

La educación superior en México tiene hoy una significación social, económica y cultural inédita. Los grandes trazos de esta reflexión describen su transformación reciente y prefiguran algunas de sus tendencias futuras. Seguramente gran parte del esfuerzo público seguirá orientándose a impulsar el rápido crecimiento de la matrícula; también será necesario destinar importantes recursos para facilitar la inclusión de quienes acceden a la educación superior en condiciones de desventaja social; no menos importantes serán las medidas que tomemos para garantizar que todas las instituciones y programas educativos incorporan mecanismos de aseguramiento de la calidad y estándares cada vez más exigentes. Asimismo, el fortalecimiento del posgrado y el impulso de la investigación, más allá de los reducidos centros de excelencia, constituyen algunos otros desafíos en puerta.

Las políticas públicas desplegadas en los últimos tres o cuatro lustros ya no se corresponden con las del Estado pasivo y distante de otras épocas. En los ámbitos del financiamiento, de la equidad y la calidad se cuentan con instrumentos de política pública que han demostrado ser eficaces. Además, tiende a fortalecerse un modelo de regulación en el que se conjugan la autonomía de las instituciones públicas (de jure y/o de facto) con una cada vez más efectiva regulación y coordinación a través de la utilización de una amplia diversidad de dispositivos. En ese sentido, puede afirmarse que se han dado pasos importantes en la tarea de construir un sistema de educación superior más articulado y mejor coordinado.

Más allá de los avances en materia de cobertura, calidad y equidad, es importante dar cuenta del fortalecimiento de las instituciones de educación superior, desde sus cuerpos colegiados a sus órganos de dirección. Los actores del proceso educativo han ganado visibilidad en el espacio público y relevancia en el gobierno de las instituciones.

Con todos estos y otros insumos, necesitamos ser capaces de imaginarnos la educación superior que queremos tener en 20 o 30 años. Debemos aspirar a universalizar el acceso a la educación superior y propiciar que nuestras instituciones educativas sean cada vez más competitivas en el terreno internacional. Para algunos, pensar en estos términos es ingenuo y hasta utópico. ¿Pero qué es la utopía? Según Eduardo Galeano: “ella está en el horizonte. Me acerco dos pasos y ella se aleja dos pasos. Camino diez pasos y el horizonte se corre diez pasos más allá. Por mucho que camine nunca la alcanzaré. ¿Para qué sirve la utopía? Para eso sirve: para caminar”. Aunque no se alcance la utopía, se camina hacia ella.

7 comments to La educación superior en México 2006-2012 Un balance inicial

  • Me pareción un trabajo de análisis y reflexión excelente; y es importante trabajar para la universalidad y equidad de la educación en México.Sin embargo por su complejidad, las políticas gubernamentales y de las Instituciones de Educación superior en su mayoría no hay interes en la calidad educativa; tambien pocas trabajan con esta vinculación de las carreras profesionales y las empresas o empleadores desde los diseños curriculares que se diaparan en algunas carreras a otros objetivos lejos de vincular los perfiles de egreso a las necesidades de la demanda labora.
    La falta de profesionalización por parte de un buen porcentaje de maestros que estan en las Instituciones educativas, y su compromiso como docentes e investigadores (tiempos completos).Por aspectos multifactoriales y complejos , uno de ellos estímulos académicos,etc.
    Otro factor importante los parametros de evaluciones, acorde a las caracteristicas de la región y situaciones especificas de cada estado.
    De manera genera se avanza, y esperamos que no quede en la utopía de logros.Es un arduo trabajo colegia día con día.
    Gracias.
    Dra.Ma. Teresa Rodríguez Z.

  • Felicidades por esta publicación y muchas gracias, ha sido de gran utilidad para mí esta información.

    saludos cordiales

  • Excelente información, hay que mantener actualizados la información.

    Felicidades y gracias.

  • me interesa muchísimo su información ,pues quiero elaborar programas para diplomados y incluso universidad para adultos mayores de 60 años. gracias.

  • Me parece buen trabajo, interesante y riguroso. lo tendre en cuenta para una investigación que realizo sobre la calidad en la educación superior de America Latina

  • Guillermo Herdocia

    Mucho rollo y no dice cuantas Instituciones de educación superior hay en México, que sería como que básico. Si es cierto lo que dice que la matricula anual es de 4 millonmes, me pregunto, donde van a trabajar estos jóvenes, pues este país no genera estos empleos! Que son entonces las Universidades entonces? Fábricas de desempleados? de Emigrantes o de comerciantes informales?
    Habría que replantearse la corelación equilibrada entre egresados y empleo, si no estamos creando cuellos de botella absurdos

  • F. Barrera

    buen trabajo, en mi opinión faltaría complementarlo con el nivel de experiencia en la industria de los docentes, de lo contrario es solo teoria lo que se enseña. por otro lado, sería bueno incluir % de capacitación de docentes en tecnologias educativas como web 2.0 a veces seguimos en los 80´s en las clases universitarias.

Leave a Reply

  

  

  

You can use these HTML tags

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>