Pide grupo de estudiantes consulta antes de subir la tarifa de autobuses : Sara Alcay - La Crónica de Baja California, 10 abril, 2014 - Un grupo de estudiantes y vecinos de la colonia Ángeles... Afanes democráticos (en la universidad): Arnoldo Castilla - La Crónica de Baja California, 16 abril, 2014 - La nuestra, una sociedad cambiante, perturbada por... Juan Jesús Algravez Uranga, nuevo rector de la Universidad Politécnica: Redacción - Monitor Económico, 14 abril, 2014 - La Secretaria de Educación y Bienestar Social, María del Rosario... Réplica a los “Afanes Democráticos” del profesor Arnoldo Castilla (La Crónica, miércoles 16-IV-2014) y algunas preguntas: Daniel Solorio Ramírez - Abogado y Profesor universitario (en el exilio) - Muy respetable maestro Castilla: - 1.- Le... Educación para el progreso social: Leonor Maldonado - Monitor Económico, 11 abril, 2014 - Hace días en este medio se publican algunos resultados del...

Tolerancia y lealtad

Rolando Daniels Pinto
El Vigía, marzo 26, 2012

Hay un límite más allá del cual la tolerancia deja de ser una virtud. Edmund Burke (Político y escritor irlandés)

Ensenada, B.C. – Sobre la lealtad, Thomas Hubbard un día dijo: “Si Usted trabaja para un hombre ¡Por Dios!… trabaje para él, hable bien de él y sea fiel a la institución que él representa. Si Usted tiene que murmurar, condenar o encontrar faltas constantes, entonces es mejor que renuncie a su puesto y cuando esté fuera, de rienda suelta a la maldad de su corazón, pero mientras sea parte de la Institución, ¡no lo censure!, si lo hace, la primera ráfaga de viento que pase se lo llevará y probablemente Usted nunca sabrá por qué.”

Lo dicho por Hubbard quizás lo olvidó el reconocido abogado y catedrático Daniel Solorio Ramírez, costándole la rescisión de su contrato en la Universidad Autónoma de Baja California (UABC); la situación es delicada por su actitud crítica hacia el interior de la misma y su gran prestigio profesional.

Efectivamente, a las autoridades universitarias se le vinieron una serie de críticas por esa rescisión de contrato, debiéndose en justicia revisarse sus causales a la luz de la propia norma universitaria, para saber si lo argumentos de las autoridades, consistentes en inasistencias consecutivas, incumplimiento de ciertas normas y – quizá lo más delicado – litigar contra su propia fuente de empleo, tienen sustento.

Porque una cosa es la libertad de expresión, de cátedra y de crítica hacia el quehacer de la universidad como un necesario proceso dialéctico de evolución, y otra es permitir la deslealtad, al tolerar que uno de sus más connotados integrantes litigue en su contra a favor de terceros. La merecida tolerancia a las críticas del Dr. Solorio Ramírez hacia la UABC, quizá fue aniquilada por la deslealtad de sus acciones.

Ante esta situación, los puritanos señalan como presunto culpable al Dr. Alejandro Mungaray, a quien le atribuyen un esotérico encanto para dominar experimentados universitarios y de conformar un talentoso equipo compacto al interior de la universidad, que ha trascendido con un proyecto de trabajo.

Pero los enfermos de mungarayfobia, no dicen que en sus centros académicos también juegan a las luchitas del poder y que muchos no son nada tolerantes con sus opositores; ellos sí pueden eliminar a quienes critican cómo se dan las cosas en sus centros de trabajo y a quienes los administran.

Quienes acusan represión por la actuación política de Daniel Solorio sobredimensionan sus alcances, ya que su participación ha sido infructuosa y actualmente sus probabilidades de triunfo son escasas; si realmente la izquierda lo valorara, le hubiera asegurado una curul en lugar de otros neófitos y nefastos.

Daniel Solorio fue parte y conoce el sistema que cuestiona, y entiende hasta dónde es responsable de lo que le sucede; sabe defenderse y de las expectativas de ganar su caso, mismas que son inversamente proporcionales a su exposición mediática y politización, porque la verdad jurídica sólo se da en los tribunales; lo demás es grilla que aprovecharán quienes lo postulan con pocas probabilidades de éxito.

2 comentarios a Tolerancia y lealtad

  • ¿Quién es Thomas Hubbard? El autor de la cita se llama Elbert Hubbard.
    No es que no estén bonitas las frases que uno encuentra en el Facebook, pero quienes esperan que los tomemos en serio, deberían al menos investigar y checar sus fuentes.
    Me tomó quince minutos encontrar la siguiente referencia:
    http://www.famousquotesandauthors.com/authors/elbert_hubbard_quotes.html

  • ¿Para quien debe ser la lealtad? Para la institución sin duda, pero no para sus gobernantes en lo personal, mucho menos si son ellos quienes atentan contra la propia universidad.
    Atentan y la agreden al apoderarse de su gobierno y sentir que pueden hacer con la institución lo que quieran en beneficio personal y además entregarla a intereses ajenos a la misma. Eso si es ir en contra de la institución, sobre todo cuando se afecta la autonomía, como es el caso que vivimos. La verdadera agresión es contra todos los que formamos a la UABC. El injustificado e ilegal despido de Daniel Solorio deberíamos verlo y sentirlo como una agresión contra el personal de la universidad.
    Muchos no han podido o querido entender (por miedo, conveniencia o complicidad) que críticas como las de Solorio y otros de nosotros, son en contra de las acciones de las personas en el gobierno universitario (rectoría, junta de gobierno, consejos, directores) y no para la institución en sí.
    Además ¿qué importan las ideas políticas que tenga un universitario? No se vale descalificar por eso. Es querer desviar la atención del problema real: la agresión a la UABC por parte de sus gobernantes.

Deja un comentario