Cobertura y acceso a la educación superior en Baja California: ¿Y el Congreso del Estado?: Jesús Francisco Galaz Fontes - Facultad de Ciencias Humanas, UABC Mexicali - Más allá de las cifras específicas,... Recomendaciones del Instituto de Transparencia y Acceso a la Información Pública de Baja California, 1er Trimestre de 2014: En días pasados se dió a conocer en la prensa estatal que el Instituto de Transparencia y Acceso a la Información... Carta del Lic. Solorio Ramírez al Doctor Cuamea Velázquez en la que le pide detener el litigio 769/2012, que ha durado 2.5 años en perjuicio de la UABC: ... El ritual aún no inicia, pero la carrera por la Rectoría de la UABC ha arrancado: Ágora de Baja California - En primera línea están Juan Manuel Ocegueda Hernández, Ángel Norzagaray, Ricardo... Evolución de la reputación de la UABC, las prácticas poco constructivas y el PREDEPA: Arturo Jiménez Cruz - Facultad de Medicina y Psicología, UABC Tijuana - El 30 de marzo de 2014, la UABC ocupaba en...

Sobre plagios y diversidad cultural

Lydia Álvarez Camacho (lydia@iing.mxl.uabc.mx)
Instituto de Ingeniería, UABC Mexicali

En estos días me enteré del caso de Sealtiel Alatriste, quien recibió (había recibido) el premio Xavier Villaurrutia y que es (era) también un importante funcionario cultural de la UNAM.

http://www.letraslibres.com/blogs/ateniendonos-los-textos

http://www.letraslibres.com/blogs/el-minutario/el-plagiario-el-mezquino-la-leche

En las discusiones sobre el tema, apareció la vieja confusión entre “plagio” y “violación de derechos de autor”. La primera es una falta académica, la segunda un delito. Yo puedo publicar la Iliada y la Odisea bajo mi nombre y no incurro en ningún delito porque el derecho de autor de Homero ya expiró. Lo que sí, sería un quemón mayúsculo… si es que estoy rodeada de personas que han leído la Ilíada y la Odisea, porque si no, seguro que podría fácilmente salirme con la mía.

El plagio como falta académica es extremadamente común y no sólo en nuestro país. En Estados Unidos, los plagios por parte de estudiantes e incluso profesores están a la orden del día. Los estudiantes internacionales son recibidos casi al bajarse del avión con un curso especial porque se sabe que los estándares de honestidad académica de otros países son notoriamente más bajos que los de Estados Unidos.

No obstante, algunos norteamericanos son tan políticamente correctos que opinan que si en México hacer Copy y Paste es aceptado culturalmente, entonces no es plagio. Opinan que el tratar de imponer los estándares norteamericanos en otros países es una muestra de etnocentrismo y que si nosotros tenemos nuestras propias reglas al respecto, ellos simplemente deben respetarlas y “no juzgarnos”. En verdad, yo preferiría encontrarme frente las balas de los Minute Men que frente a este menosprecio disfrazado de respeto a la diversidad.

Encontré esta página informativa sobre los diferentes tipos de plagio.

http://www.plagiarism.org/plag_article_types_of_plagiarism.html

  1. El escritor fantasma*. Me encargan un trabajo y mi primo el nerd lo hace por mí.
  2. La fotocopia. Me encargan un trabajo, busco el tema en Google y al primer resultado que encuentro hago Copy y Paste.
  3. La mescolanza. Me encargan un trabajo, busco el tema en Google, pero busco varios resultados. Hago Copy y Paste de porciones de cada entrada y luego les hago pequeños cambios para que embonen.
  4. El mal disfraz. Me encargan un trabajo, busco el tema en Google, hago Copy y Paste de una o varias fuentes y luego trato de cambiar algunas palabras para que se vea poquito diferente.
  5. El flojo trabajador. Me encargan un trabajo, busco el tema en Google, hago Copy y Paste de una o varias fuentes y luego dedico horas, esfuerzo y entusiasmo a cambiar prácticamente todas las palabras para que se vea MUY diferente.
  6. El autoladrón. Me encargan un trabajo, busco en mi computadora los trabajos que ya entregué para otra clase y eso es lo que entrego.

Hay también una lista de tipos de plagio donde el autor sí reconoce el  origen del material, pero no lo hace en forma correcta. Por ejemplo, cita el nombre del autor, pero no da información para encontrar su trabajo o escribe la referencia equivocada a propósito para evitar que la localicen; no usa comillas en los enunciados copiados palabra por palabra o las usa en algunas ocasiones y en otras no, haciendo creer que las palabras son suyas; finalmente, cita y entrecomilla correctamente pero crea un documento que sólo contiene palabras ajenas y ninguna propia.

Los ocho plagios documentados de Sealtiel Alatriste son todos del tipo 4, “el mal disfraz”. Si algunos se preguntan porqué Alatriste no avanzó al plagio del tipo 5, “el flojo trabajador”, yo adivino la respuesta. El plagio del tipo 5 requiere muchísimo esfuerzo, a veces más que crear un texto original y seguro que era eso lo que Alatriste estaba tratando de evitar.

En nuestro ambiente académico es fácil encontrar ejemplos de todos los tipos de plagios cometidos por alumnos y profesores que quieren ahorrarse tiempo y esfuerzo. Sin embargo, tenemos también muchísimos plagios del tipo 5 que no pueden atribuirse a la flojera. En realidad, he encontrado que los plagios del tipo 5 rara vez son considerados plagios y son altamente apreciados en nuestra comunidad. Después de todo, requieren de mucho esfuerzo y dedicación y eso es loable, ¿o no?

¿Cómo se reconoce un plagio del tipo 5, cuando todas y cada una de las palabras han sido cambiadas? No es realmente tan difícil, la clave está en la estructura gramatical. Para aquellos que no saben que quiere decir “estructura gramatical” esto representa un misterio insondable, pero para algunos de nosotros no lo es. Es más, si el flojo trabajador se esfuerza un poco más, puede cambiar también la estructura gramatical (aunque les diré que esto es muy raro) y la clave para detectar el plagio queda entonces en las ideas que están siendo argumentadas.

Ante esto se preguntarán ustedes ¿existe alguna forma de generar un escrito que no sea un plagio? Por supuesto. Cuando ustedes van a escribir tienen que abrir un archivo EN BLANCO y escribir acerca de lo que SABEN. Ya que tienen un texto en forma, pueden ir a las referencias a verificar si lo que escribieron es correcto o su memoria los engañó. El uso del Copy y Paste siempre es plagio, aún cuando nadie lo descubra.

Pero bueno, no me hagan caso. Así es nuestra cultura. Traemos sombreros gigantes, andamos en burro, no tenemos ningún respeto por la ley, admiramos a los narcos y nuestros cerebros “culturalmente diversos” no son capaces de generar enunciados con sujeto, predicado y complemento, sin un poquito de ayuda. Así somos nosotros y nos tienen que respetar nuestro modo de ver el mundo. Claro que también esperan que lo mantengamos de nuestro propio lado del cerco.¡Faltaba más!

*Conozco el termino castizo ¡pero es racista!

Lydia Alvarez-Camacho

 

 

6 comentarios a Sobre plagios y diversidad cultural

  • Lydia:

    No estoy seguro qué tanto se traslape con la clasificación que compartes con nosotros, pero creo que en los úlimos años, y me parece que ello no es independiente de la época de evaluaciones y reconocimientos que vivimos, de lo cual no se escapa el Sistema Nacional de Investigadores, se ha intensificado lo que llamo el “plagio administrativo,” que es el que comenten las autoridades cuando se apropian de un texto de un subalterno y lo hacen pasar como si fuera suyo. También se presente cuando, en el contexto de una actividad institucional, la autoridad presenta un trabajo como si él o ella lo hubiera elaborado de una manera aislada, cuando en realidad en el desarrollo del mismo participaron de una manera significativa otras personas.

    El tema es muy importante y seguramente no se acaba con nuestros comentarios, pero celebro que estés atenta a estos desarrollos. Podríamos aprovecharlos para reflexionar sobre ellos, aprender y mejorar nuestras prácticas.

    Jesús

  • Lydia:
    Me gustó mucho este artículo, voy a enviar la liga a mis alumnos para que lo lean. Siempre comentamos este tema como parte del inicio de clases y se tiene que volver a discutir en repetidas ocasiones a lo largo del semestre por desgracia.
    Montserrat Bacardí Gascón

  • No, Monserrat, es por gracia.

    Es bueno reincidir en esos temas, eso siempre siembra cosas buenas.

    Te felicito por ” volver a discutir” en clase.

    Daniel

  • Estimado maestro Galaz:

    Yo creo que lo que usted menciona es un ejemplo del tipo 1, cuando el escritor fantasma se somete a serlo obligado por un superior.

    Los escritores fantasma típicos, lo hacen voluntariamente y cobran por sus servicios. Ellos representan un excelente ejemplo de la diferencia entre “plagio” y “violación de derechos de autor”. El verdadero autor de la obra la vende completa, con todo y el crédito por haberla escrito. No es un delito.

    Casi todos los libros atribuídos a celebridades, fueron escritos por fantasmas. El único presidente de Estados Unidos que escribió su propio libro fue Obama.

    Algunos creen que muchos escándalos de plagio descarado de la internet (como los de Sealtiel Alatriste) se deben a errores de sus escritores fantasma, que los autores nunca van a reconocer que usan.

    No es delito trabajar como escritor fantasma. Sin embargo, el entregar un trabajo escrito por un fantasma ante una instancia académica es una falta que se castiga internamente. Normalmente, tampoco es un delito.

    Estimada maestra Monserrat:

    ¡Que bueno que le gustó! Lo más importante es que los alumnos aprendan lo más pronto posible a usar su propia voz. Una vez que la encuentran están listos para experimentar lo que es la verdadera vida académica.

  • Hola Lydia

    El artículo que presentas es muy bueno, es algo de lo que Aurora y yo hablamos continuamente cuando revizamos los trabajos de los estudiantes. Se los voy a pasar para que lo lea, seguro le va a gustar.

    Gracias

    Alejandro

  • La conducta delictual de las clases políticas de América Latina se irradió al conjunto de los sectores de la sociedad, incluida la academia. La mediocridad, falta de escrúpulos, ambiente institucional proclive al desarrollo de mafias familiares y de grupos de amigos, la ambición material y la vanidad de prestigio académico constituyeron el caldo de cultivo del plagio docente en universidades y centros de investigación en nuestros países. De ahí que los estudiantes, ante el mal ejemplo dominante de sus educadores, también empezaron a incurrir en el plagio. El mal ejemplo cunde de arriba para abajo, no es lo contrario. Docentes delincuentes de cuello blanco, atrincherados en instituciones educativas, hicieron del plagio el modus operandi para su cómodo modus vivendi. Posiblemente existe el cartel de las publicaciones universitarias fraudulentas, en varios de nuestros países. Una labor sana de los usuarios del conocimiento, es detectarlos y denunciar; eso no lo resuelve todo, pero algo es algo. En el portal http://www.plagiosos.org se encuentran las denuncias de los plagios en los libros “Agroecología” (Martín Práger, José Restrepo, Diego Ángel, Ricardo Malagón y Adriana Zamorano, 2002) y “Agricultura y ambiente” (Martín Práger y Efraín Escobar, 2003), financiados y editados por la Universidad Nacional de Colombia, Sede Palmira.

Deja un comentario