La Productividad Científica en México: En su peor momento después de 30 años de Neoliberalismo (primera parte): Arturo Jiménez Cruz - Facultad de Medicina y Psicología, UABC Tijuana - De acuerdo a la plataforma de Researchgate,... Identifican irregularidades en CECYTE por 112 mdp: Antonio Heras - Lindero Norte, 1 abril, 2014 - La historia del Colegio de Estudios Científicos y Tecnológicos de Baja... Fraudean becas a estudiantes en BC; destituyen y denuncian a director y administradora de Escuela Normal: Antonio Heras - Lindero Norte, 1 abril, 2014 - El Sistema Educativo Estatal de Baja California destituyó al director y... "Desmaquillando la realidad" (primera de dos partes): José Antonio Domínguez Almendárez - Zeta de Tijuana, 3 abril, 2014 - Derecho a la educación superior - “Si no... Estudiantes piden a Kiko evitar alza al transporte: Laura Elena Aguayo - La Voz de la Frontera, 3 abril, 2014 - Estudiantes de la Facultad de Artes de la Universidad...

Sobre el ingreso y promoción del personal académico a la UABC

Eduardo Backhoff Escudero
Instituto de Investigación y Desarrollo Educativo, Ensenada

Hace unos días el abogado general de la UABC convocó a la comunidad universitaria a revisar el Estatuto General del Personal Académico (EPA) y a mandar propuestas para su modificación. Esta convocatoria presenta tres deficiencias que son importantes de señalar: fue enviada por el abogado general (no por el Secretario General), no tiene ninguna justificacación (no se explica la razón ni el propósito de la revisión solicitada) y no explicita el mecanismo ni el procedimiento para analizar y elegir las propuestas que se le envíen al abogado (considerando que podrían ser muchas). Sin embargo, es importante aceptar esta oportunidad que nos brinda la rectoría, toda vez que dicho estatuto adolece de problemas que tienen una repercusión muy negativa en la vida de la institución y de sus integrantes.

Por su importancia, me enfocaré en el proceso de admisión y promoción del personal académico, que se atiende básicamente en el Título Sexto, de Procedimientos para los Concursos de Oposición y Méritos. Llama mucho la atención tanto la forma en que se compone la Comisión Dictaminadora (CD) como la manera de realizar los concursos de oposición, teniendo en cuenta que la CD “… es el órgano colegiado encargado de evaluar, dictaminar y resolver sobre la admisión y promoción del personal académico en los concursos de oposición y de méritos”.

Respecto a la composición de la CD, ésta se conforma por tres autoridades (el Secretario General, quien funge como Presidente; el Coordinador de Formación Básica, quien funge como Secretario, y el Coordinador de Posgrado e Investigación), así como por tres académicos de la dependencia respectiva. De esta manera, el peso que tiene la autoridad en la designación y promoción del personal académico es inmenso, no solo por su número, sino por la posición y peso de los representantes de la rectoría en el organigrama universitario. No veo posible que ningún profesor pueda ingresar o ser promovido sin tener la simpatía del rector y de su personal de confianza, independientemente de que tuviera una alta formación académica y grandes dotes como docente e investigatigador. Lo contrario también es cierto, la posibilidad de ingresar o ser promovido sin tenar mayor merecimiento que ser del agrado de quienes ocupan los puestos importantes en la rectoría en turno.

Tal como está conformada la CD es imposible que los representantes de la rectoría estén presente en todos y cada uno de los concursos de oposición y de méritos que se realizan en la UABC. Por dicha razón, el EPA prevee que la CD podrá auxiliarse de un jurado calificador compuesto por un máximo de cinco sinodales y un mínimo de tres, con las siguientes características: poseer un título de licenciatura, tener una experiencia académica de tres años y gozar de un prestigio académico. De acurdo con el artículo 104, los miembros de los jurados calificadores serán designados por la CD correspondiente, es decir, por aquella conformada para una unidad académica en lo particular. Es curioso que la universidad no haya cumplido con esta disposición, ya que: 1) la elección de los jurados calificadores ha recaído en las autoridades universitarias y no en la CD correspondiente y 2) se han conformado jurados calificadores no para una unidad académica en lo particular, sino para muchas de ellas que comparten áreas del conocimiento o que son parte de una misma DES. Esto, aunque pareciera lógico, no lo es, ya que en vez de conformar una comisión calificadora ad hoc para el caso particular de una plaza, por ahorrarse tiempo y esfuerzo, se conforma una comisión genérica que evalúa la admisión y promoción de varias unidades académicas.

En cuanto al proceso para dictaminar los concursos de oposición, el EPA prevee que se deben evaluar los merecimientos de cada profesor, a través de pruebas de prepararción y capacidad académica. Asimismo, de acuerdo con el artículo 106 del EPA: “Las opiniones de los jurados calificadores deberán ser escuchadas por la CD, pero no determinarán necesariamente el sentido del dictamen…” Finalmente, de acuerdo con el artículo 100 del EPA, las sesiones de la CD tendrán carácter de privado, es decir no serán públicas.

En resumen:

  1. La Comisión Dictaminadora es el órgano colegiado que decide sobre la admisión y promoción del personal académico en la UABC. En la CD están sobre-representadas las autoridades universitarias de alto nivel.
  2. Dada su composición, no es posible que la CD funcione con regularidad. Por tal razón, se auxilia regularmente por un comité calificador, quien es el que realiza en realidad la evaluación de los candidatos. Dicho comité calificador es conformado para miembros de varias unidades académicas, a solicitud de las autoridades universitarias, y no a solicitud de las comisiones dictaminadoras correspondientes.
  3. Las opiniones del comité calificador pueden o no coincidir con la decisión final que tome la CD, quien sesiona en privado. Por consiguiente, ni los candidatos ni la comunidad académica tienen accesos a la información correspondiente al proceso de selección y promoción del personal académico de la institución. Es decir, el proceso es completamente opaco.

Conclusión:

El proceso de admisión y promoción del personal académico de la UABC, así como de cualquier institución educativa, es un mecanismo clave para garantizar su calidad e impulsar su mejoramiento y superación académicas. A través de este proceso se deben de elegir a los mejores profesionistas y promover la superación de su personal. No debe de ser un mecanismo de control institucional, donde se dé prioridad a lo adminsitrativo sobre lo académico; no debe ser un proceso opaco, donde nadie sepa las razones por las cuales se admiten y se promueven a ciertos universitarios y no a otros. Por tal razón, propongo que se hagan las modificaciones necesarias al EPA para que nuestra universidad cuente con un verdadero mecanismo de ingreso y de promoción que garantice tener el mejor personal académico posible.

 

Deja un comentario