Mobbing en la academia

Florencia Peña Saint Martin*, Kenneth Westhues
Publicado en el Laboratorio de Análisis Institucional del Sistema Universitario Mexicano (enero 9, 2012)

 

Finger Mobbing, fotografía de Katrin Niederleithner

El mobbing, es decir, el hostigamiento colectivo o asedio grupal, también traducido como acoso moral, acoso psicológico, psicoterror laboral, etc., se basa en comunicación hostil y deshonesta, recurrente, persistente, que se prolonga en el tiempo y que es puesta en marcha por un grupo identificable. Este tipo de prácticas se dan con mucha frecuencia dentro de los espacios universitarios a nivel internacional. Una lista detallada de 32 casos bien documentados se puede consultar presionando aquí.

Muchos de los académicos que han sido blanco de este tipo de agresión terminan renunciando, siendo despedidos injustamente o enfrentando otro tipo de sanciones oficiales, asimismo injustas; otros casos han culminado en desenlaces fatales por enfermedades derivadas de los ritos de degradación experimentados (como Hector Hammerly), incluyendo el suicidio (por ejemplo, Justine Sergent). Además, los contextos universitarios donde estas prácticas se convierten en parte de su cultura organizacional se tornan muy negativos, afectándose profundamente su buena marcha y la consecución de su objetivo institucional principal, que es la formación de los alumnos.

Sin duda alguna, el Dr. Kenneth Westhues, de la Universidad de Waterloo, Ontario, Canadá, es quien más ha trabajado el tema en espacios universitarios. La mayoría de sus textos se encuentra en su portal y en Wikipedia.

Por la importancia que tiene identificar el fenómeno en nuestros contextos académicos e iniciar el debate sobre este tema en México, y también como un reconocimiento a las importantes aportaciones del Dr. Westhues al vislumbrar y analizar la presencia del moobing en las universidades, a continuación se reproduce uno de sus textos: “El cruel arte del acoso psicológico” (2006), Academic Matters: the Journal of Higher Education, Ontario Confederation of University Faculty Associations, págs. 18-19, traducción cortesía del Psic. Sergio Navarrete.

*Escuela Nacional de Antropología e Historia

* * *

El cruel arte del acoso psicológico

Kenneth Westhues

Ken Westhues describe cómo los académicos pueden atacar en grupo a colegas impopulares — y alerta a los lectores de las señales de que un “acoso psicológico” académico está en proceso.

Hace veinte años, el psicólogo sueco Heinz Leymann nombró mobbing a este terror, tomando la palabra de la investigación de Konrad Lorenz sobre la agresión en especies no humanas. El mobbing de depredadores ajenos y a veces conespecíficos1 se produce entre muchas aves y primates. Algo acerca del blanco suscita un feroz, contagioso impulso para atacar y destruir. Los acosadores se turnan para vocalizar hostilidad y causar heridas. El blanco generalmente huye. A veces es asesinado y comido.

El mobbing violento es endémico en nuestra especie.2 El sociólogo de Harvard Orlando Patterson ha analizado el linchamiento como un “ritual de sangre” canibalesco. La aglomeración de adolescentes3 es similar, como en el asesinato de Reena Virk en Victoria, BC [Columbia Británica], en 1997.4 Sus amigos la atacaron en un frenesí de derramamiento de sangre, la vilipendiaron y torturaron, finalmente mantuvieron su cabeza bajo el agua hasta que murió.

Leymann estudió el tipo de mobbing no violento, cortés y sofisticado que ocurre en lugares de trabajo ostensiblemente racionales. Las universidades son un arquetipo. Si los profesores desprecian profundamente a un colega hasta el punto de sentir la desesperada necesidad de humillarlo, darle una paliza al blanco es una medida imprudente. Los acosadores psicológicos pierden y el blanco gana credibilidad.

La estrategia más inteligente y eficaz es agobiar emocionalmente al blanco mediante el rechazo, chismes, burlas, obstáculos burocráticos y retención de recompensas merecidas. La palabra alemana Todschweigen, muerte por silencio, describe esta etapa inicial, informal del acoso psicológico en el lugar de trabajo.

Esto suele ser suficiente para alcanzar la meta. Muchos blancos se desmoronan, huyen a un trabajo en otro lugar o toman la jubilación anticipada. Otros se rinden a la voluntad colectiva, comportándose a partir de ese momento como un perro que ha sido vencido por otro perro en una lucha por el dominio.

Si el blanco se niega a irse o consentir, el acoso psicológico puede intensificarse hasta un arrebato de agresión formal. Los acosadores psicológicos aprovechan un incidente crítico, algún mal comportamiento real o imaginado que pretenden es la prueba de la falta de mérito del blanco para continuar en el compromiso normal de la vida académica. Se organiza un ritual de degradación, con frecuencia en la oficina de un decano, a veces en un tribunal de campus. El objetivo es destruir el buen nombre que es el principal recurso de cualquier profesor, para exponer al blanco como alguien a quien no vale la pena escuchar. La censura pública de parte de la administración de la universidad deja al blanco estigmatizado de por vida. El despido formal con publicidad concomitante lleva a la eliminación social en su forma más concluyente.

En sus etapas más avanzadas, el acoso psicológico es raro. Leymann estimó que menos del cinco por ciento de los trabajadores ordinarios son acosados psicológicamente durante sus carreras. El porcentaje entre los profesores puede ser un poco más alto.

En su libro exhaustivo sobre la libertad académica, el historiador de York Michiel Horn relata algunos casos famosos del pasado de Canadá de lo que hoy sería llamado acoso psicológico. El despido del bioquímico George Hunter de la University of Alberta en 1949 es un ejemplo. La expulsión de historiador Harry Crowe del United College en Winnipeg en 1958 es otro.

Mi propia investigación ha sido acerca de casos de acoso psicológico recientes en el mundo académico. Unas dos docenas de casi cien casos que he analizado son de universidades canadienses.

Debido a que la McGill University cerró definitivamente la investigación sobre su muerte, el caso de Justine Sergent en 1994 es especialmente digno de atención. Fue una neuropsicóloga exitosa ahí, cuyos adversarios la colocaron en el lado equivocado de la junta de ética de investigación local. Sergent recibió una reprimenda formal y lo sufrió. La Montreal Gazzette se enteró de la polémica por una carta anónima y corrió con la historia. “Investigadora de McGill disciplinada por romper las reglas” decía el titular. La humillación fue más de lo que Sergent podía soportar. Ella y su marido, Yves, escribieron cartas conmovedoras al día siguiente y entonces se suicidaron.

Mi estudio más detallado ha sido el de los siete años de acoso psicológico del teólogo Herbert Richardson en el St. Michael’s College, Universidad de Toronto. Su despido formal en 1994 fue el más divulgado en la historia de Canadá. El caso no tiene paralelo en su complejidad y documentación, y en la comprensión que ofrece de las tendencias culturales actuales.

Otros blancos de acoso psicológico canadienses recientes incluyen al teólogo Hugo Meynell en Calgary, el lingüista Hector Hammerly en Simon Fraser, la profesora de asistencia social Kathleen Kufeldt en Memorial y el matemático Jack Edmonds en Waterloo.

Todos estos casos son controversiales. Una vez impuesto oficialmente el estigma, generalmente se piensa que es merecido. Como todos los demás, los profesores quieren creer que el mundo es justo. Los acosos psicológicos académicos son tan difíciles de corregir como las condenas injustas en los tribunales.

A nivel práctico, cada profesor debe estar consciente de las condiciones que aumentan la vulnerabilidad al acoso psicológico en el mundo académico. Aquí hay cinco:

• Nacimiento y educación en el extranjero, especialmente puesto en evidencia por un marcado acento extranjero;

• Ser diferente de la mayoría de los colegas de forma elemental (por sexo, por ejemplo orientación sexual; color de piel, origen étnico, clase o credenciales);

• Pertenecer a una disciplina con normas y objetivos ambiguos, especialmente aquellas (como música o literatura) más afectadas por la escuela de pensamiento posmoderno;

• Trabajar bajo las órdenes de un decano u otro administrador en quien, como Nietzsche lo dijo, “el impulso para castigar es poderoso”;

• Una crisis financiera real o artificial en la propia unidad académica (de acuerdo con un proverbio africano, cuando el abrevadero se hace más pequeño, los animales se vuelven más agresivos).

Otras condiciones que aumentan el riesgo de ser acosado psicológicamente están más directamente bajo el control de un posible blanco. Las cinco más importantes son:

• Haber sido el oponente del candidato que termina ganando el nombramiento como decano o presidente de uno (pareciendo así estúpido, malvado o loco a los ojos de aquél);

• Ser sobresaliente,5 logrando tanto éxito en la enseñanza o la investigación que termina por despertar la envidia de los colegas;

• Disentir públicamente de ideas políticamente correctas (es decir, aquellas que son consideradas sagradas por las élites del campus);

• Defender a un paria6 en la política del campus o en el más amplio ruedo cultural;

• Denunciar o incluso tener conocimiento de delitos graves por parte de compañeros de trabajo poderosos localmente.

El resultado de la investigación disponible es que ningún profesor necesita preocuparse mucho respecto a ser acosado psicológicamente, incluso en una condición generalmente vulnerable, siempre y cuando él o ella no sacudan el “status quo” académico local. El secreto es mostrar deferencia a colegas y administradores, ser el tipo de erudito que quieren mantener cerca como una forma de hacer que ellos mismos se vean bien. Jung dijo que “el odio de un hombre está siempre concentrado en lo que lo hace consciente de sus malas cualidades.”

La persona elegida como blanco de la humillación intensa y colectiva es normalmente marcada de por vida.

La mayoría de los blancos de acoso psicológico que he estudiado estaban estupefactos de que tal oprobio colectivo y apasionado les hubiera caído encima. Pensaron que estaban haciendo un buen trabajo – como en realidad lo fue, según normas más amplias que las vigentes localmente. Confiaron demasiado en la razón, la verdad, la bondad y las garantías escritas de libertad académica y titularidad. No se dieron cuenta de cuándo callar.

El acoso psicológico ya está bien investigado y ampliamente reconocido como una patología del lugar de trabajo. Es oficialmente ilegal en la mayoría de los países europeos. Quebec promulgó la primera ley anti-acoso psicológico de América del Norte en 2004. Tales leyes obligan a los acosadores psicológicos a utilizar técnicas más sutiles.

Los profesores y otros trabajadores seguirán siendo acosados psicológicamente de vez en cuando. La mayoría serán idealistas con alto desempeño con lealtades superiores a las que los poderes locales aceptan. Los blancos será humillados y castigados – aunque menos duramente que Sócrates. La academia ha progresado en algunos aspectos.

* * *

Kenneth Westhues es profesor de Sociología en la Universidad de Waterloo. Sus libros sobre acoso psicológico incluyenEliminating Professors [Eliminando Profesores] (1998), The Envy of Excellence [La Envidia de la Excelencia] (2005) y The Remedy and Prevention of Mobbing in Higher Education [El Remedio y la Prevención del Acoso Psicológico en la Educación Superior] (2006). Para obtener recursos web sobre el acoso psicológico académico, escriba su nombre en Google o visite mobbing.ca

Artículo publicado en Academic Matters: the Journal of Higher Education [Asuntos Académicos: la Revista de la Educación Superior], OCUFA, otoño de 2006, págs. 18-19.

Versión original en inglés disponible en: http://arts.uwaterloo.ca/~kwesthue/unkindlyart.htm

Traducción: Psic. Sergio Navarrete Vázquez, México, D.F., Octubre, 2010.

Notas

1“Conespecífico” es un término tomado de la Biología; significa “de la misma especie”.

2“Endémico” se refiere a sucesos que se repiten con frecuencia.

3La frase original dice: “Teenage swarming is similar (…).” La expresión teenage swarming también puede traducirse como “gavilla de adolescentes”.

4En Wikipedia hay un amplio artículo en inglés: http://en.wikipedia.org/wiki/Murder_of_Reena_Virk

5La frase original dice: “Being a ratebuster, (…).” No encontré traducción en los diccionarios convencionales. Buster en términos coloquiales significa macho o colega (es una forma de dirigirse a un hombre o un niño). Combinado, se refiere a alguien que destruye o combate lo especificado (por ejemplo, un crime-buster es alguien que combate el crimen o soluciona un delito); a su vez, en este contexto rate está relacionado con grado o rango, por lo cual ratebuster alude a alguien que tiene logros frecuentes, de ahí la traducción como “sobresaliente”.

6Persona excluida de las ventajas y trato de que gozan las demás.

Notas del traductor

Nota 1: La traducción de este artículo se difunde con el amable permiso del profesor Kenneth Westhues (e-mail:kwesthue@uwaterloo.ca y sitio web: http://www.arts.uwaterloo.ca/~kwesthue/), otorgado el 3 de septiembre de 2010. Le he pedido al profesor Westhues que me indique, de ser el caso, cualquier error que encuentre en la traducción, a efecto de corregirlo inmediatamente. Lo mismo solicito al (la) lector(a), a quienes mucho agradeceré sus observaciones y sugerencias a la siguiente dirección: luzdesiglos@yahoo.com.mx

Nota 2: Al inicio y al final de su artículo, mediante palabras resaltadas con color, el profesor Westhues colocó vínculos (links) a páginas en las cuales se encuentra información por él referida. En la presentación he respetado el criterio del color, sin embargo, para acceder a ellos será necesario que el lector tenga la gentileza de abrir el documento original.

Nota 3: El término mobbing ha sido traducido al español de distintas maneras. Entre las expresiones más usuales se encuentran “acoso psicológico laboral” y “acoso moral”, basadas en los trabajos de dos de los autores posteriores a Leymann más reconocidos: Iñaki Piñuel y Marie-France Hirigoyen, respectivamente. En 2007, con motivo de la publicación del primer libro sobre el tema en México (Cuando el trabajo nos castiga. Debates sobre el mobbing en México), Florencia Peña, Patricia Ravelo y Sergio Sánchez, los coordinadores, propusieron traducirlo como “linchamiento emocional en el trabajo”; en 2009 se publicó un segundo libro, titulado “Testimonios de mobbing. El acoso laboral en México”, en el cual los coordinadores Peña y Sánchez mantienen la misma postura. Sin embargo, no puede afirmarse todavía que existe un consenso respecto a la forma más adecuada de traducirlo al español. Al inicio de este artículo, el profesor Westhues señala el uso del término mobbing en dos ámbitos: el de la Etología [mobbing propiamente dicho] y el de la Psicología [especialmente en sus ramas Laboral y/u Organizacional, traducido al español como acoso psicológico laboral, o acoso moral]. Distingue también el mobbing violento (violent mobbing) del mobbing no violento (nonviolent mobbing) y no usa otro término para referirse al fenómeno. En este sentido, he conservado la denominación mobbing hasta el tercer párrafo, donde quedan establecidas ambas situaciones, y puesto que de ahí en adelante se refiere únicamente al fenómeno entre los adultos humanos, he ocupado provisionalmente la expresión “acoso psicológico”.

Nota 4: A diferencia de otros autores, el profesor Westhues se refiere a las personas sometidas a un proceso de acoso psicológico como “blancos” (mobbing targets) y no como “víctimas” (mobbing victims).

Nota 5: Con la venia del (la) lector(a), quiero agradecer a la Dra. Carmen de Vicente y al Dr. Humberto Gómez sus valiosas correcciones y sugerencias.

* * *

Voz de los Universitarios es una sección abierta en la que se publican contribuciones libres para expresar puntos de vista sobre temas relevantes de la vida universitaria. Las opiniones expresadas en los artículos incluidos en esta sección son de responsabilidad exclusiva de sus autores por lo que no reflejan los puntos de vista del LAISUM. Las imágenes que ilustran los textos son seleccionadas por el Semanario.

 

4 comments to Mobbing en la academia

Leave a Reply

  

  

  

You can use these HTML tags

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>