La Productividad Científica en México: En su peor momento después de 30 años de Neoliberalismo (primera parte): Arturo Jiménez Cruz - Facultad de Medicina y Psicología, UABC Tijuana - De acuerdo a la plataforma de Researchgate,... Identifican irregularidades en CECYTE por 112 mdp: Antonio Heras - Lindero Norte, 1 abril, 2014 - La historia del Colegio de Estudios Científicos y Tecnológicos de Baja... Fraudean becas a estudiantes en BC; destituyen y denuncian a director y administradora de Escuela Normal: Antonio Heras - Lindero Norte, 1 abril, 2014 - El Sistema Educativo Estatal de Baja California destituyó al director y... "Desmaquillando la realidad" (primera de dos partes): José Antonio Domínguez Almendárez - Zeta de Tijuana, 3 abril, 2014 - Derecho a la educación superior - “Si no... Estudiantes piden a Kiko evitar alza al transporte: Laura Elena Aguayo - La Voz de la Frontera, 3 abril, 2014 - Estudiantes de la Facultad de Artes de la Universidad...

Sobre el proceso de admisión a las universidades en los Estados Unidos, Suecia y México

Arturo Jiménez Cruz (arturojimenezc@yahoo.com)
Facultad de Medicina y Psicología, UABC Tijuana

Bob Laird, ex director de admisiones de licenciatura en la Universidad de Berkeley, realizó (2004) un documento sobre los proceso de admisión en las universidades norteamericanas.

Para hacerlo realizó una encuesta a 24 instituciones (College de dos años, College y universidades de cuatro años), de ellas solamente cinco utilizan puntos de corte específicos para la admisión. Los criterios utilizados para la validación son diferentes. Para Laird “es difícil obtener conclusiones útiles sobre el rigor y el cuidado con la que estas cinco universidades validan sus puntos de corte”.

Entre las conclusiones a las que llegó Bob Laird fueron las siguientes:

“se requiere más investigación sobre el rigor y la adecuación de los métodos de validación utilizados en diferentes instituciones, pero probablemente, en algunos casos, se utilizan cuestionables métodos estadísticos.”

Continua Laird “debido parcialmente a que los procedimientos de admisión que se utilizan varían enormemente, debería ser posible repensar completamente la forma que las universidades evalúan la preparación que un aspirante tiene para el trabajo universitario. Es posible identificar las habilidades y conocimiento que las universidades desean del alumno del primer año, y alinear esos contenidos con los standards que se requieren en las preparatorias o los “colleges” que preparan para entrar a la universidad. A partir de allí podría ser posible desarrollar instrumentos de evaluación que midan esos contenidos y correlacionarlos con el rendimiento subsiguiente en el primer año.”

En el Reino Unido Tim Oates, Director del Grupo de Investigación y Desarrollo en evaluación señaló recientemente que: “se requiere mas investigación y validación de cada evaluación utilizada en la educación superior”.

En la teoría moderna de validación, dice Kent Lofgren, de Suecia, la habilidad de un instrumento para predecir el éxito, mediante las correlaciones, es solamente uno de cuatro componentes de la validación. En Suecia han observado que las respuestas a los contenidos entre los grupos sociales son diferentes y que ésta es un área que requiere más investigación. Diversos autores suecos consideran que los criterios de éxito deben incluir criterios no cognitivos (crecimiento personal, capacidad de trabajo colectivo, responsabilidad, etc.), y señalan que el principal problema de las correlaciones con el éxito escolar, es que no se incluyen los alumnos no admitidos. También señalan que se ha cuestionado mucho el utilizar las calificaciones como único criterio de éxito académico. En su análisis del proyecto VALUTA (2001-2004), no utilizan como criterio de éxito las calificaciones de maestros.

En México, el problema del proceso de admisión en las universidades es responsabilidad principal del gobierno y de los legisladores (principalmente del PAN y del PRI que gobiernan y ocupan la mayoría en el congreso), que se han negado (no han querido comprender lo que la sociedad del conocimiento significa para el desarrollo) a aportar los recursos necesarios para ampliar la cobertura. Todos los rectores en la ANUIES, se quejan anualmente del poco presupuesto.

Tampoco se han alineado el contenido de las curricula de las preparatorias ni la calidad de los profesores con los contenidos que la universidad requiere. Lo que también es responsabilidad de los gobiernos federal y locales. En ese contexto los procesos de admisión no son los más adecuados. Los criterios de admisión deben ser justos y validados. El alumno no es responsable de las deficiencias de sus profesores de la preparatoria (y existen diferencias en la calidad e infraestructura de todas las preparatorias públicas) o de la falta de coordinación entre el contenido de todas las preparatorias públicas con los contenidos que la universidad requiere. Por otro lado, cuando se hace el examen de habilidades los alumnos no han tenido previamente el  mismo apoyo social, cultural y económico. Estas diferencias no son compensadas El criterio de justicia necesario en los procesos de admisión de México  no se cumple.

Además, las universidades mexicanas utilizan, como máximo dos componentes (el promedio de la preparatoria y examen de habilidades) para aceptar o rechazar a los aspirantes. Las mejores universidades del mundo utilizan más componentes. Hace falta evaluar otras dimensiones.

Los propietarios del SAT advierten que ese examen no debe ser utilizado como único instrumento de admisión. El documento de Laird, la variedad de criterios de admisión en los EEUU, los diferentes tipos de validación, y los criterios que se utilizan como indicadores de éxito  indican que no hay consenso sobre los mejores criterios de admisión, por lo que es incorrecto decir que se realizan los más adecuados procesos y criterios de admisión. Muchos expertos reconocen la necesidad de mayor investigación.

 

1 comentario a Sobre el proceso de admisión a las universidades en los Estados Unidos, Suecia y México

  • Arturo buen dia, sin duda un tema dificil de concluir en consenso; agregaría a todo lo que has comentado en tus participaciones y las que has suscitado, la necesidad de que el docente universitario (PTC, medio tiempo o asignatura) conozca los criterios y el examen que se aplicó a los alumnos que ahora son su responsabilidad por lo menos en la asignatura que imparte y que decir si ese docente es TUTOR…… y opine al respecto.

    Saludos….

Deja un comentario